21 de septiembre de 2022

Los polvos del Sahara se hacen presentes en territorio de México

GMx

Estados como Yucatán y Tamaulipas han reportado la presencia del polvo del desierto del Sahara, el cual se había advertido que alcanzaría este jueves, viernes y sábado, a varias entidades de México.

Tras la sacudida de un sismo de 7.5 con epicentro en Oaxaca, muchas miradas están puestas en este fenómeno que, si bien, no causa tantos efectos en la salud, sí generará partículas suspendidas.

La tierra del Sahara es una masa de aire seco con partículas de arena que se forman en el desierto del Sahara en África y suele ocurrir a principio del otoño.

Esta masa se mueve hacia el océano Atlántico, por lo que llega hasta países de Centroamérica, Venezuela, El Caribe y México.

El calor de la capa estabiliza la atmósfera cuando el aire caliente de la nube de polvo se eleva por encima del aire más frío.

El polvo mineral suspendido absorbe la luz solar y regula la temperatura en dichas zonas.

Los minerales del Polvo del Sahara reponen los nutrientes en los suelos de zonas tropicales.

En la salud humana genera efectos nocivos, pues afecta la calidad del aire, además de afectar piel y pulmones.

Las autoridades sanitarias de México han dicho que este polvo no incrementa la problemática del COVID_19; sin embargo, sí se recomienda usar cubrebocas.

Los Polvos del Sahara se trasladan de África hasta Centroamérica, Nortamérica y El Caribe varias veces al año, recorren más de 10 mil kilómetros y suelen darse al final de la primavera, en verano y principios del otoño. La diferencia con la llegada de las Tierras del Sahara 2020 a México es que es una de las más densas de los últimos 50 años.

(Con datos de ElBocon.Pe)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LA FERIA: Imperdonable

Sr. López Tío Encarnación (prohibidísimo decirle Chon), era dueño de “Confecciones Encarnación”, una mina de oro (Mercado San Juan de Dios, Guadalajara; alta costura “nacó”:

Del laboratorio al paciente

Zoe Robledo En octubre de 2020, el año más desafiante de la pandemia por covid-19, la Asamblea del Instituto Karolinska otorgó el Premio Nobel de