13 de julio de 2024

Vladimir Putin llegó a Corea del Norte; con la promesa de respaldarla contra EU

El presidente ruso, Vladimir Putin, llegó a Corea del Norte el martes en su primera visita en 24 años, prometiendo profundizar los lazos comerciales y de seguridad con el aislado Estado con armas nucleares y apoyarlo contra Estados Unidos. Los medios estatales rusos dijeron que el avión de Putin aterrizó en Pyongyang alrededor de las 2:45 a.m. después de una escala en el lejano oriente de Rusia.

Estados Unidos y sus aliados asiáticos están tratando de determinar hasta dónde llegará Rusia en apoyo al líder norcoreano Kim Jong-un, cuyo país es el único que ha realizado pruebas de armas nucleares en el siglo XXI.

En una señal de que Rusia, miembro con derecho a veto del Consejo de Seguridad de la ONU, está reevaluando todo su enfoque hacia Corea del Norte, Putin elogió a Pyongyang antes de su llegada por resistirse a lo que dijo era presión económica, chantaje y amenazas de Estados Unidos.

En un artículo publicado por los medios estatales norcoreanos, Putin elogió al «camarada» Kim y prometió «resistir conjuntamente las restricciones unilaterales ilegítimas», desarrollar el comercio y fortalecer la seguridad en toda Eurasia.

«Washington, al negarse a implementar acuerdos previamente alcanzados, presenta continuamente demandas nuevas, cada vez más estrictas y obviamente inaceptables», dijo Putin en el artículo, impreso en la portada del Rodong Sinmun de Corea del Norte, el portavoz del gobernante Partido de los Trabajadores. «Rusia siempre ha apoyado y seguirá apoyando a la RPDC y al heroico pueblo coreano en su oposición al enemigo insidioso, peligroso y agresivo».

Putin emitió una orden presidencial en vísperas de la visita en la que afirmaba que Moscú estaba buscando firmar un «tratado de asociación estratégica integral» con Corea del Norte. Su asesor de política exterior, Yuri Ushakov, dijo que el tratado incluiría cuestiones de seguridad.

Ushakov afirmó que el acuerdo no estaría dirigido contra ningún otro país, sino que «esbozaría perspectivas para una mayor cooperación». Putin señaló que la Unión Soviética fue la primera en reconocer a la República Popular Democrática de Corea, fundada por el abuelo de Kim, Kim Il Sung, menos de dos años antes de la Guerra de Corea de 1950.

Los medios estatales norcoreanos también publicaron artículos alabando a Rusia y apoyando sus operaciones militares en Ucrania, calificándolas de «guerra sagrada de todos los ciudadanos rusos».

La visita de Estado de Putin se produce en medio de acusaciones de Estados Unidos de que Corea del Norte ha suministrado «docenas de misiles balísticos y más de 11 mil contenedores de municiones a Rusia» para su uso en Ucrania. Corea del Sur, un fiel aliado de Estados Unidos, ha expresado preocupaciones similares.

La Casa Blanca dijo el lunes que le preocupaba la profundización de las relaciones entre Rusia y Corea del Norte. El Departamento de Estado estadunidense dijo que estaba «bastante seguro» de que Putin buscaría armas para apoyar su guerra en Ucrania. Moscú y Pyongyang han negado las transferencias de armas, pero han prometido impulsar los vínculos militares, posiblemente incluyendo ejercicios conjuntos.

Rusia debe superar a toda la alianza militar de la OTAN en producción de municiones este año., abre una nueva pestaña, por lo que es probable que el viaje de Putin tenga como objetivo subrayarle a Washington cuán disruptiva puede ser Moscú en una serie de crisis globales.

En marzo, Rusia vetó la renovación anual de un panel de expertos que supervisa la aplicación de las antiguas sanciones de la ONU contra Corea del Norte por sus programas de armas nucleares y misiles balísticos.

La visita incluirá conversaciones individuales entre los dos líderes, así como un concierto de gala, una recepción de estado, guardias de honor, firmas de documentos y una declaración a los medios, según citó la agencia de noticias rusa Interfax al asistente de Putin, Ushakov.

El ministro de Defensa ruso, Andrei Belousov, el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, los ministros de Recursos Naturales, Sanidad y Transporte, los jefes de la agencia espacial rusa y de sus ferrocarriles, y el hombre clave de Putin en materia de energía, el viceprimer ministro Alexander Novak, formarán parte del la delegación.

Antes de la visita, Corea del Norte parece haber estado haciendo preparativos para un posible desfile militar en el centro de Pyongyang, según mostraron imágenes de satélite comerciales. La cumbre presenta la mayor amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos desde la Guerra de Corea, dijo Victor Cha, ex funcionario de seguridad nacional de Estados Unidos que ahora trabaja en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

«Esta relación, profundamente arraigada en la historia y revigorizada por la guerra en Ucrania, socava la seguridad de Europa, Asia y el territorio estadunidense», escribió en un informe el lunes.

Instó a Washington a trabajar con Europa y otros socios para aumentar la presión económica y diplomática sobre Pyongyang, comprometerse con China y lanzar una importante campaña de información y derechos humanos para inundar al Norte con medios externos. Corea del Norte ha estado bajo sanciones de la ONU por sus programas de misiles balísticos y nucleares desde 2006, y esas medidas se han fortalecido con el paso de los años.

El Consejo de Seguridad ha estado dividido sobre cómo tratar con Pyongyang. Rusia y China sostienen que no servirán de nada más que nuevas sanciones y que los ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur no hacen más que provocar a Pyongyang. Hace dos años, vetaron una iniciativa liderada por Estados Unidos para imponer más sanciones de la ONU a Corea del Norte por sus nuevos lanzamientos de misiles balísticos.

Washington y sus aliados asiáticos acusan a Beijing y Moscú de envalentonar a Corea del Norte al protegerla de más sanciones.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA FERIA:La máscara

Sr. López. Tía Lucha, de las toluqueñas, vestía siempre de riguroso luto por la muerte en la revolución de su esposo, un General, padre de