26 de febrero de 2024

Tribunal Constitucional de Perú ordena liberar al expresidente Alberto Fujimori

El Tribunal Constitucional ordenó durante la tarde de este viernes liberar al expresidente Alberto Fujimori, revirtiendo el fallo un juez que declaró improcedente una decisión del Tribunal Constitucional que pedía restituirle el indulto que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le revocó en 2022.La decisión atiza la polémica latente desde la semana pasada cuando el Tribunal constitucional dejó en manos del fuero judicial la potestad de decidir si procede a dejar libre a Fujimori, como pide un habeas corpus de marzo de 2022.»Se debe cumplir la anterior sentencia (de 2022) que establece la inmediata libertad del señor Fujimori», presionó Francisco Morales, presidente del TC. «Remitánse los actuados al juez de ejecución del habeas corpus, a fin de que proceda conforme a sus atribuciones», remarcó el auto judicial en sus conclusiones. Fujimori padece diversos problemas de salud, como cáncer lingual, fibrilación auricular, dolencia pulmonar e hipertensión. Concedido en la Navidad de 2017 por razones humanitarias, el indulto fue anulado en 2019 por la Corte Suprema para luego ser restituido en marzo de 2022 por el TC.La liberación parecía inminente. «Espero que antes del sábado mi padre pueda estar con nosotras», había declarado el miércoles Keiko Fujimori, hija mayor del exmandatario y exlegisladora, la semana pasada.La Corte Interamericana pidió entonces a Perú que «se abstuviera» de liberarlo hasta revisar un recurso de familiares de víctimas de su gobierno. Fujimori cumple una condena por «crímenes contra la humanidad» en el penal Barbadillo, una pequeña cárcel para expresidentes. La justicia peruana lo sentenció por la muerte de 25 personas en dos matanzas perpetradas en 1991-1992 por un escuadrón del ejército.Con información de AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA FERIA: La serpiente

Sr. LópezEl alcalde de Autlán, allá a principios del siglo pasado, era el Tomasón, al que decían así por su gigantesca estatura y barriga, según