26 de enero de 2023

Tras atentado contra Ciro Gómez Leyva, Arquidiócesis exige garantías para periodistas

La Arquidiócesis Primada de México demandó que en el país se establezcan las condiciones necesarias para que los profesionales de la comunicación ejerzan su labor con seguridad y sin menoscabo de su trabajo.

Desde el editorial del semanario Desde la Fe, la iglesia católica subrayó que el atentado en contra del periodista Ciro Gómez Leyva perpetrado el jueves pasado, pone una vez más sobre la mesa la exigencia de detener la violencia y «ofrecer condiciones para que los periodistas puedan realizar su trabajo de forma segura».

Y es que atentar contra los periodistas, no sólo los daña a ellos y a sus familias si no que se traduce en «censura, presiones de grupos de poder y condiciones laborales precarias para quienes realizan la invaluable labor de informar a la sociedad» destacó la publicación religiosa este domingo.

El mensaje de la arquidiócesis citó las palabras del Papa Francisco en cuanto al deber de los periodistas de explicar el mundo, hacerlo menos oscuro, hacer que los que viven en él le tengan menos miedo y miren a los demás con mayor conciencia.

En su ejercicio profesional, los comunicadores deben comprometerse con la verdad, la responsabilidad, sin generar odios, ni rencores, ni agresiones a fin de tender puentes de diálogo que ayuden a solucionar desencuentros y lograr acuerdos pacíficos.

«La violencia jamás debe verse como la excusa perfecta para solucionar los diferendos o los antagonismos; la agresión hacia un periodista no debe ser el método para tratar de acallar su opinión o la información que da a conocer» destacó el editorial.

Abundó en que «es menester que a la brevedad se definan las estrategias y pasos a seguir para alcanzar la paz y la justicia en todo el territorio nacional y con ello detener la ola de violencia e inseguridad que está afectando al país».

Al tiempo, la iglesia católica pidió a sus fieles «orar por la conversión de los criminales» que con sus acciones y actos, causan tanto dolor a la sociedad mexicana en su conjunto.

En ese sentido, la Arquidiócesis retomó las palabras de Papa Juan Pablo II en mayo de 1993, cuando, “en nombre de Cristo crucificado y resucitado, que es camino, verdad, y vida”, convocó a los miembros de la mafia siciliana para convertirse: “¡Convertíos, un día vendrá el juicio de Dios!”.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.