26 de febrero de 2024

Terremoto en Japón: seis fallecidos y daños extensos en Ishikawa

El devastador terremoto de magnitud 7,6 que sacudió la Ishikawa, en el centro de Japón, dejó un saldo de al menos seis personas fallecidas, según informaron las autoridades de ese país. El sismo, que aún mantiene activada la alerta por tsunami en diversas costas del archipiélago, ha causado daños significativos y ha dejado a varias personas atrapadas bajo escombros.

La cadena NHK reportó que la policía de Ishikawa rescató el cuerpo sin vida de un hombre mayor que quedó sepultado en su vivienda, elevando el número de víctimas mortales en esta zona, la más afectada por el terremoto.

Los bomberos han recibido informes de más de 50 casas y edificios dañados en varias regiones, y se habla de decenas de heridos en prefecturas como Ishikawa, Niigata y Toyama. En Toyama, el derrumbe del techo de un salón de juegos dejó ocho personas heridas, dos de ellas en estado grave, según la agencia Kyodo.

Desafíos en la evaluación de daños

La cifra de hogares sin electricidad asciende a decenas de miles, principalmente en Ishikawa, y la evaluación completa de los daños se ve obstaculizada por la interrupción de servicios de telefonía e internet, así como por el daño en las carreteras. Los servicios ferroviarios de alta velocidad también han sufrido interrupciones parciales.

Aunque la alerta por tsunami aminoró, se mantiene la advertencia por posibles aumentos de la marea de hasta un metro en las áreas afectadas. A pesar de ligeras elevaciones del nivel del mar en algunas localidades, no se han reportado daños graves causados por el agua hasta el momento.

Este suceso destaca la vulnerabilidad de Japón ante los eventos sísmicos y la necesidad de una pronta respuesta nacional e internacional para hacer frente a las consecuencias de este desastre natural.

Con información de EFE. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA FERIA: La serpiente

Sr. LópezEl alcalde de Autlán, allá a principios del siglo pasado, era el Tomasón, al que decían así por su gigantesca estatura y barriga, según