29 de noviembre de 2022

El valor del silencio: La Feria

SR. LÓPEZ Contaba la abuela Elena -la de Autlán, lado paterno de este menda-, que una prima suya, Teodora, fue siempre “gustona” y que desde

Está mal: La Feria

Sr. López Ya se lo conté pero por si lo olvidó, le recuerdo de aquella prima de Autlán recién casada, a la que su mamá

Florería Palacio: La Feria

Sr. López Tía Pepina (originalmente, Josefina), fue siempre un manual de buenas maneras andante, aparte de ser la campeona mundial y olímpica en consentir sobrinos

¡Qué pantalones!: La Feria

Sr. López Con la música de “Allá en el rancho grande”, se escucha en la radio: “… te voy a hacer pantalones/ como los del

El héroe de la película: La Feria

Sr. López Tía Lola era de las de Toluca, era solterona y desconfiada como perro callejero, cucaracha en la fábrica del Baygón o novicia en

Obras son amores: La Feria

Sr. López Como impone la biología, cada vez somos menos los que recordamos la era del pricámbrico clásico mexicano, aquella edad pre-rocanrol, clímax del danzón,

Historia a tajos: La Feria

Sr. López La prima Silvia, hermana de Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda, se fue a estudiar su carrera a España, en premio

Dimes y diretes: LA FERIA

Sr. López No sé a usted, pero a este menda cuando iba en Primaria no había nada que le diera más miedo que le dieran