3 de octubre de 2022

Senado evaluará estrategias de la Guardia Nacional: Monreal

El senador Ricardo Monreal rechazó que la Guardia Nacional esté reprobada en materia de seguridad, pues dijo que tiene un prestigio alto, es un cuerpo de élite que cuenta con lineamientos claros y funciona conforme a una estrategia definida, pero está en un proceso de maduración.

Afirmó que el Estado tiene la obligación de garantizar el derecho fundamental a la seguridad pública, por lo que el Senado no puede mantenerse ajeno a esta tarea y la próxima semana iniciará el análisis de la estrategia del Ejecutivo Federal en esta materia.

Indicó que la estrategia que se definió con la reforma constitucional para crear a la Guardia Nacional es la adecuada y la correcta, y lo que hace falta es “adecuar la estrategia a los tiempos que estamos viviendo”.

Consideró que se requiere mayor eficacia de los órganos que legítimamente están facultados para combatir la delincuencia y el crimen, pues el Estado tiene una obligación y un fin primordial, que es el de otorgar seguridad pública a las personas, a sus bienes y a sus propiedades.

Por eso creo que el Senado no puede mantenerse ajeno, dado que también es una facultad constitucional el analizar anualmente los planes nacionales de la Guardia Nacional”, destacó.

Adelantó que en el Senado se reunirán los grupos parlamentarios para “trabajar la semana que entra, a reunirnos y tratar de sugerir de manera respetuosa lo que nosotros consideramos pertinente adecuar a los planes de seguridad pública en el país”.

Primero vamos a hacer un esfuerzo entre nosotros y luego ya, si es necesario, haremos lo conducente para las comparecencias pertinentes”, indicó Ricardo Monreal Ávila.

Recordó que, aunque la seguridad pública es una materia del Ejecutivo Federal, el Senado analiza y aprueba el Plan Nacional de Seguridad Publica, en materia de Guardia Nacional.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Alfiles : La Feria

Sr. López Contaba la abuela Elena de un tío suyo, Héctor, tipo normal tirando a bueno, que administró su flaca herencia lo suficientemente bien como