5 de marzo de 2024

Se cae nombramiento de la nueva ministra en el Senado; tocará a AMLO nombrarla.

El senador Ricardo Monreal anunció que el acuerdo para nombrar a la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se vino abajo, por lo cual el Senado de la República no tiene capacidad de consenso para la designación, por lo que tendrá que ser el presidente Andrés Manuel López Obrador el que lo realice.

Este nombramiento tiene que lograrse por mayoría calificada, es decir de más de dos tercios de los senadores presentes, y el anuncio de Monreal ocurrió después de que el coordinador de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, anunció que su partido no votaría junto a Morena.

La nueva ministra, en un segundo intento de votación en el Pleno del Senado, surgiría de la terna integrada por María Eréndira Cruz Villegas, Lenia Batres y Bertha Alcalde.

Si el Senado no puede lograr consenso por dos ocasiones consecutivas para nombrar a un ministro faltante de la SCJN, la Constitución del país establece que corresponderá al presidente de la república designar directamente al ministro de la Corte.

“Me temo que será la primera vez en la historia del país que el presidente acuda a sus facultades constitucionales para que en razón de la segunda terna rechazada (de la SCJN), asuma el presidente su decisión en favor de una de ellas. Es la primera vez en la historia del constitucionalismo mexicano”, dijo Monreal.

De la misma manera, tampoco se logró consenso en el Senado para avanzar en los nombramientos de dos magistrados faltantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), y de magistrados electorales de salas regionales, de tribunales locales y de justicia administrativa, además de los tres integrantes que faltan en el Consejo Nacional de Hidrocarburos, entre otros.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Feria: Ya se supo

Sr. López Se casaba Pepina, una prima de las de Toluca, y para berrinche de su mamá, tía Jose, no quería fiesta si invitaban a