28 de febrero de 2024

Rescatan a más de 15 mil migrantes en Sonora en lo que va de 2023

El presente año ha sido para las agencias migratorias y de seguridad el año con mayor flujo de indocumentados en la historia, tan solo en lo que va del 2023 el Instituto Nacional de Migración (INM) ha tenido que rescatar en Sonora a más de 15 mil personas provenientes de Centroamérica, África y Asia, que van en tránsito hacia los Estados Unidos en búsqueda del sueño americano.

Los rescates de migrantes indocumentados han ocurrido en casas de seguridad, carreteras o autobuses de pasajeros, en centrales camioneras, aeropuertos y albergues, informó el delegado del Instituto Nacional de Migración en la entidad, Sergio Iván Cadena Lira.

«Ha crecido el flujo migratorio, aunque pronto comenzará a disminuir por las fechas decembrinas, pero en lo que corresponde al INAMI nosotros tenemos operativos de rescate, logísticamente las tenemos que desplazar hacia Tabasco a un centro concentrado de personas indocumentadas, ya ahí se decide mediante un proceso administrativo migratorio si es repatriado o recibe el asilo”, aseguró el delegado.

El funcionario federal detalló que han detectado nacionalidades de distintos continentes, con un notorio incremento en la población procedente de África y Asia.

En este año, aquí en Sonora, fácil van casi 15 mil personas de diversos orígenes, africanos, centroamericanos y asiáticos”, agregó.

El delegado del Gobierno de la República estimó que el flujo migratorio pudiera disminuir con la temporada decembrina.Si ha crecido, supongo que debiera de bajar un poco, sobre todo por los tiempos navideños, yo creo que en unos días veremos esas variaciones”, dijo.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ensalada de Grillos:Madurez

Ciro Castillo Mi pequeño manojo de lectores no me dejará mentir. En varias ocasiones hemos escrito respecto del crecimiento mostrado por el hoy candidato a

La Feria: Ternurita

Sr. López Tía Memita se llamaba Guillermina (ni modo de decirle así), y era un pan de Dios tirando a exageradamente consentidora con su ‘terribilis