11 de noviembre de 2022

Mueren dos hermanas al caer en coladera sobre Viaducto

La Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJ) investiga el tramo de responsabilidad de servidores públicos que desatendieron tapar la coladera donde anoche dos hermanas de 17 y 23 años de edad, cayeron al fondo y murieron ahogadas.

De acuerdo con autoridades consultadas, ese tramo de Añil y Viaducto Río Piedad, corresponde al área de alcantarillado del Sistema de Aguas de la CDMX, por tratarse de un sendero de una vialidad primaria.

De acuerdo con las primeras investigaciones, Vanessa de 17 años, fue la primera en caer y su hermana Brenda, de 23 años, y en su intento por ayudarla, también cayó, quedando atrapada entre lodo y basura.

El padre de ambas intentó sacarlas y solicitó el apoyo de los servicios de rescate, quienes nada pudieron hacer por salvarles la vida.Ambas habían acudido al concierto de Zoé en el Foro Sol, y posteriormente sobrevino la tragedia.

Los familiares de las Víctimas pidieron investigar y sancionar a las autoridades encargadas de mantener los registros en buen estado y tapados.Cerca del lugar donde ambas chicas cayeron, también se detectó que otros tres registros están destapados.

Esto representa un alto nivel de riesgo para los peatones, donde todo que en esa zona cada fin de semana hay conciertos o eventos deportivos.

La zona está en riesgo ya que el puente peatonal para cruzar Viaducto está cerrado, sin motivo aparente, por lo que las personas deben pasar por el área de registros sin tapadera.

El Instituto de Ciencias Forenses de Ciudad de México (INCIFO) llevará a cabo la necropsia de ley, para determinar la causa de Muerte de las hermanas Vanessa y Brenda.

Vecinos de la zona han reiterado su petición a través de redes sociales para que la alcaldía Iztacalco, a cargo de Armando Quintero, atienda y sirva de puente para arreglar las coladeras, pero no han sido tomados en cuenta.

Por: MVS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LA FERIA:Todos son más que uno

Sr. López Tío Lucio tuvo trece hermanos en el Autlán de principios del siglo pasado; era el mayor de todos y eso era importante porque