10 de noviembre de 2022

La Feria : Un sastre

Sr. López

En la familia toluqueño-materna de este menda causaban amplias sonrisas, “las carreras de Néstor”, refiriéndose a lo que empezó un día en medio de un pleito horrible con tía María su esposa, por las intromisiones de la mamá del tío en los asuntos domésticos de ella, que le planteó: -Escoges, Néstor, ¡tu madre o yo! –y el tío salió corriendo de su casa… en pijama; regresó hasta la noche y la tía repitió el dilema… el tío alcanzó a tomar una gabardina y otra vez se fue. A día siguiente huyó apenas empezaba a bañarse (ya solo con gabardina), y siguió largándose, a media noche, a la hora de desayunar y esa navidad. El tío huyó y huyó, hasta que tía María dejó el tema. Hizo el ridículo, sí, pero no mordió el anzuelo. Cada quien.
Eran los días de júbilo. Habían arrasado en las urnas. La toma de protesta del cargo fue la apoteosis de su victoria. La popularidad del nuevo Presidente era del increíble 80%. Los opositores guardaban un silencio catatónico. Y desde la cumbre del triunfo, desde el Zócalo de la capital nacional, toda promesa se ratificó; todo compromiso, todo propósito, parecía posible.
En plena borrachera por la anticipada gloria que sin duda coronaría la biografía política de su persona y su movimiento, a las 48 horas de haber asumido el cargo de Presidente de la república, expidió un Decreto Presidencial creando la “Comisión para ‘accesar’ a la verdad en el caso de Ayotzinapa”, a cargo de Alejandro Encinas apenitas nombrado subsecretario de Derechos Humanos en la Secretaría de Gobernación. Hace ya casi cuatro años.
El 1 de Julio del 2020, la Fiscalía General de la República (antes PGR), anunció que se habían solicitado 46 órdenes de aprehensión contra exfuncionarios presuntamente relacionados con la desaparición y muerte de 43 normalistas de Ayotzinapa; y se proclamó: “se acabó la verdad histórica”, esa de Murillo Karam, esa de 2014 que no es lo que la gente cree que es, sino el término jurídico correspondiente a la investigación que el Ministerio Público presenta ante el Juez, etapa en que se encontraba la investigación jamás cerrada. Con eso suponían que los padres de los normalistas, quedarían muy agradecidos con el Presidente, pero mantuvieron una actitud cautelosa hija de tantas decepciones.
Luego, el 18 de agosto de este año, vino el informe de la Comisión de la Verdad, la de Encinas, que presentó su verdad histórica, sin llamarla así, declarando que fue un crimen de Estado, cosa gravísima y en rigor legal, falsa, suponiendo tal vez que era suficiente para aplacar a los padres de los normalistas.
Pero la nueva versión en lo esencial es igual a la de Murillo Karam, con el añadido de que solicitaron 83 órdenes de aprehensión en contra de funcionarios públicos, por los delitos de delincuencia organizada, desaparición forzada y contra la administración de la justicia, 16 correspondientes a militares de los que uno ya estaba detenido y otros cuatro se entregaron (no a la FGR, sino a sus mandos, que los retienen en prisión militar), acusados de delincuencia organizada, NO de homicidio ni desaparición forzada. Y los padres, acumulando rabia.
Peor: el domingo pasado, 25 de septiembre, la FGR echando gasolina al conflicto ya por cumplirse el octavo aniversario de esta atrocidad, solicitó cancelar 21 órdenes de aprehensión. Para los padres de los normalistas, el resumen es: 121 absoluciones de los detenidos anteriormente (incluido el exalcalde Abarca y su esposa), ninguna sentencia y de los militares detenidos, entre ellos un General, cuatro acusados por la sola palabra de un delincuente que funge de testigo protegido… y en Derecho, testigo único es testigo inválido, igual que todo testigo de oídas.
Y nadie se atreve a insinuar que hay responsables del lado de la Normal de Ayotzinapa, esos que mandaron a los jóvenes a cometer delitos (robar autobuses), sin que se justifique de ninguna manera que fueran asesinados, no, pero la impunidad de los suyos es patente y continúa. Nada más el pasado miércoles 21, vandalizaron la embajada de Israel (solicitando la extradición de Tomás Zerón, el exdirector de la extinta Agencia de Investigación Criminal, acusado de mangonear el caso, refugiado en ese país); más el asalto a la sede central de la FGR y al Campo Militar Número 1, con lujo de violencia y dejando 39 heridos entre policías y militares.
Al escribir esto, se desarrolla del Ángel de la Independencia al Zócalo de la CdMx, la octava marcha anual de protesta de los familiares, compañeros y colectivos, por la desaparición de los 43 normalistas. Nada más que ahora marchan protestando también por la falta de resultados de las averiguatas de la Comisión de la Verdad y la respuesta del gobierno es blindar con paneles metálicos monumentos, negocios y Palacio Nacional, ya pasará el evento, ya se olvidará pero queda la imagen de este gobierno: barricadas contra protestas populares.
Mientras, el Presidente alza y alza más la vara. El pasado 27 de mayo declaró desde Sinaloa: “No va a quedar ningún homicidio sin aclarar”… ¿de veras?… ¿ninguno?… olvídese de los más de 130 mil asesinatos dolosos cometidos en lo que lleva en el cargo, nomás aclare estos 43 de Ayotzinapa y nos damos por bien servidos.
Pasará el tiempo, dejarán el poder los actuales gobernantes y se van a llevar la sorpresa de que los muertos de Ayotzinapa ni se parecen a los del 2 de octubre del 68, no, estos sí tienen ideología, organización y estructura política, firme y tenaz desde hace 76 años, resistiendo, siempre resistiendo desde 1946, cuando el presidente Ávila Camacho quiso desaparecer su plantel.
Y don Encinas tendrá que enfrentar las consecuencias de haber aceptado indebidamente, la investigación de hechos criminales sin ser policía, sin ninguna calificación para semejante cometido; le debe haber parecido deshonroso negarse o de plano huir, presentar su renuncia… bueno, ya se va a enterar que sí tiene responsabilidad el que acepta intervenir quirúrgicamente a un enfermo sin aclarar que nada más era un sastre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LA FERIA: Topar con la iglesia

Sr. López Se llamó Martin Niemöller, nació en Alemania en 1892 y murió a los 92 años en 1984. Luchó en la Primera Guerra Mundial;