22 de noviembre de 2022

La Feria: Regresar al pasado

Sr. López

Tío Lencho, allá por los años 30s del siglo pasado, fue el rey de la leche en la región de Autlán, muy reconocido en la región no por su leche sino por los largos años que fue Juez de Paz con fama de que nomás oyendo a la gente sabía a quién dar la razón, a la primera, sin necesidad de más.

Contaba la abuela Elena que una vez le preguntó cómo hacía y que le contestó: -Por el modito, niña, por el modito –pues sí.A decir del Presidente, la marcha que ha convocado para el próximo domingo, nada tiene que ver con la realizada en defensa del INE, el día de su cumpleaños, 13 de noviembre.

Al anunciarla el pasado miércoles 16, dijo que es para evaluar si la gente está contenta con la Cuarta Transformación y también porque ya se está aburguesando. ¡Vaya!Luego, ayer, dijo más: “(…) la marcha es para decir que a pesar de la pandemia y otras calamidades, México está avanzando y se acrecienta su prestigio en el concierto de las naciones en el mundo, para eso es la marcha”.

¡Cosa más grande!, diría Trespatines:Afirmar que México acrecienta su prestigio en el concierto de las naciones, es como para dudar del sentido común, después del desdén presidencial a los eventos internacionales y de los cuatro descontones que han recibido las propuestas de nuestro Presidente, de titulares mexicanos para presidir organismos internacionales (Organización Panamericana de la Salud; Organización Mundial de Comercio; Organización de Aviación Civil Internacional; y Banco Interamericano de Desarrollo); para ni mencionar el papelazo que por puro berrinche presidencial acaba de hacer nuestro país, al cancelar la XVII Cumbre de la Alianza del Pacífico, a celebrarse en México del hoy al viernes 25, porque el Congreso peruano no dio permiso de asistir a su presidente, el sombrerudo Pedro Castillo; y no es cosa tan menor, a la Alianza Pacífico pertenecen cuatro países: Chile, Colombia, México y Perú; más otros dos asociados (Singapur y Ecuador); más cuatro candidatos a Estados asociados (Australia, Canadá, Corea del Sur y Costa Rica); y más de 40 países observadores de cuatro continentes.

No canceló nuestro Presidente una jugada de dominó porque no juntó la cuarteta, no, plantó a más de 50 países. ¡Qué pena con las visitas!Como sea, para eso según él, es su marcha, pero también dijo ayer:

“La marcha es para celebrar que ya no domina en México la oligarquía, la marcha es para celebrar de que -sic- no se permite la corrupción, la marcha es para celebrar que ahora sí pagan impuestos los potentados, para celebrar que tenemos finanzas públicas sanas; para decir que el 85% de los hogares mexicanos recibe cuando menos una pequeña porción del presupuesto público, para decir que nos sentimos muy dichosos de estar entre todos apoyando a los pobres, la marcha es para decir que no queremos que en México haya racismo y que vamos ganando esa batalla”. ¡Dioses!, ahora resulta que la lucha contra el racismo es una gesta nacional. Y remató de pecho: “es imposible que vayan a haber acarreados” (sic, así habla, a uno ni lo vean).Lo de la oligarquía merece una pequeña precisión: oligarquía es el gobierno de unos pocos (opuesto al gobierno de los mejores, la meritocracia); y acierta el presidente: no es oligarquía el gobierno de un solo hombre.

Sí, concedido.En lo que no acierta es en eso de que el 85% de los hogares mexicanos recibe cuando menos una pequeña porción del presupuesto. No señor Presidente. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que es del gobierno según la Ley General de Desarrollo Social, informó el pasado día 15 que evaluó 199 programas de apoyo social y que a la mitad del sexenio, solo 19 van conforme a sus programas (es resto está rezagado o muy rezagado y algunos reportan haber alcanzado sus metas dado que son “poco realistas”).

Y los tres programas con mayor retroceso son el Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable, el Institucional del IMSS y el Institucional del Insabi… campesinos y enfermos, los más abandonados.

Como el Presidente sería incapaz de decir una mentira, se le sugiere que apriete, que apriete duro para que le informen la verdad, pues a fin de cuentas el que sale a poner su carota, es él… y no se vale… a menos que nos esté viendo la carota a todos.

Lo de que ya no se permite la corrupción, es un juego de palabras: nunca se ha permitido, hay ladrones y abusivos pero siempre a las escondidas y por cierto, en la edición 2021 del Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional, México aparece en el lugar 124 de los 180 países evaluados; para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, somos el país peor evaluado de todos los 38 que la integran; y en el informe del G20, México ocupa la posición 18 de 19 países evaluados.

¡Ya díganle al Presidente!Poco hay que decir de eso de que ahora sí pagan impuestos los potentados. Siempre los han pagado y sería bueno definir a partir de cuanto se es potentado (no vaya a ser que uno es de esos por tener más de un par de zapatos).Que tenemos finanzas públicas sanas, depende del cristal con que se mire.

Según Carlos Slim vamos requetebien, pero con 80 mil millones de dólares en la cartera es fácil ser optimista.

El problema son los inmensos programas sociales sin sustento; el inconmensurable gasto en Pemex y CFE, sin que se reactive ninguna de las dos; y la ejecución de las obras insignia, que están desfondando al erario.

No es difícil anticipar una grave crisis de fin de sexenio.

En fin, ¡a marchar!… ¡viva, viva!… sin recordar que “el gran defecto de los partidos personalistas consiste en que, una vez obtenido el triunfo, nadie vuelve a ocuparse de la cosa pública, dejándolo todo en manos de su jefe y limitándose a obedecer sus órdenes sin discutirlas”. Y que no se enoje el Presidente, lo escribió Madero en 1908 en su librito ‘La sucesión presidencial’.

Hace 114 años. Esas son la divisa y el modito presidencial… y nos ha hecho regresar al pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.