6 de octubre de 2022

LA FERIA: Imperdonable

Sr. López

Tío Encarnación (prohibidísimo decirle Chon), era dueño de “Confecciones Encarnación”, una mina de oro (Mercado San Juan de Dios, Guadalajara; alta costura “nacó”: trajes de novia, 15 años, primera comunión, accesorios); pero le dio por beber y quebró; y le dio por beber desde que su hija Dianita, murió ahogada en un estúpido accidente en la tina de su casa, a los doce años de edad. Tenía otros seis hijos hombres y una esposa, tía Eloísa, que era un encanto de señora que le aguantó años la bebedera y las penurias, hasta que lo dejó. En una sobremesa, siendo niño este menda, oyó que aconsejaban a tía Eloísa que perdonara a Encarnación, que a fin de cuentas era padre de sus hijos, que no era mal hombre, que “desde lo de Dianita” era que se había tirado al vicio, que si volvían “a lo mejor” hasta lo dejaba; y la tía contestó: -Lo de mi hija es su coartada, eso es lo que no le perdono -tenía razón.

¿De veras el problema de México es que las fuerzas armadas sigan en labores policiacas?… ¿de veras?

¿De veras el problema de México es que el gobierno actual espanta a los inversionistas?… ¿de veras?

¿De veras el problema de México es que el Presidente siguiera mandando en el próximo sexenio?… ¿de veras?

¿De veras el problema de México es la obediencia al Presidente de los legisladores de Morena y sus rémoras?… ¿de veras?

¿De veras el problema de México es que el Presidente pretenda mandar en el Poder Judicial?… ¿de veras?

¿De veras el problema de México es que el Presidente consiga mangonear al INE?… ¿de veras?

A todas esas preguntas acomoda responder que no, porque la pregunta está mal planteada: el problema de México no es, ojalá fuera, una sola cosa… o esas seis. El problema de México es un muégano de asuntos disímbolos en los que en diferentes proporciones participa cada una de esas cuestiones y otras más, más graves, que no hemos mencionado (inseguridad, educación, salud, economía, cultura, etc.).

Lo que sí hay es un denominador común a todos esos temas que preocupan: la falta de respeto a la ley desde el estamento gubernamental.

Que haya quien no obedezca la ley no es novedad, digo, a Dios siendo Dios, Adán y Eva no lo obedecieron (y ya ni reclamar que por cierto, Dios no respetó la presunción de inocencia ni el debido proceso de la parejita, que no contó con defensa ni se le ofreció criterio de oportunidad, digo). Aunque nos sepa mal digamos de una vez que tampoco es nuevo en México que el gobierno no respete la ley cabalmente: desde la independencia y hasta Porfirio Díaz, el país fue un desbarajuste de tales proporciones que la mano dura -durísima- de don Porfirio fue como un bálsamo: hubo orden, aunque fue derramando sangre por hectolitros; luego, después de una guerra civil espeluznante, recuperamos la paz aún al precio de tener 70 años, un régimen que se puede describir de muchas maneras excepto como escrupuloso cumplidor de la ley.

Lo que sí es nuevo es que el gobierno y el mismo Presidente, violen la ley con descaro, con insolencia, presumiéndolo y proclamando que no les vayamos con el cuento de que la ley es la ley; eso sí es nuevo… y también el uso desfachatado del aparato gubernamental, para venganzas (casos de estudio: la increíble y triste historia de la cándida Rosario, el cándido Collado, el cándido Murillo Karam y el Presidente desalmado), y para la extorsión de adversarios políticos obligándolos a hacer lo que salga de las presidenciales gónadas (caso de estudio: la increíble y triste historia del pérfido Alito y el Presidente desalmado). Eso sí es nuevo y pésimo.

Se gobierna a brocha gorda, de mala manera, sin respeto a nada, llamando señor al delincuente y cretino al opositor (9 de septiembre pasado, refiriéndose a los legisladores); pregonando abrazos entre pilas de cadáveres; celebrando éxitos sobre los lomos de 55.7 millones de pobres (cuatro millones más que en 2018); inaugurando obras rascuaches o sin terminar; gastando más que ningún otro Presidente predicando pobreza franciscana. Sí, damas y caballeros, hoy México tiene un gobierno de avería (diría René Lavand), que a su paso daña, lastima y engaña (según el conteo de SPIN, del inicio de su gobierno al 1 de septiembre del año pasado, había dicho 61,079 afirmaciones falsas o engañosas; en promedio: 89 mentiras por día hábil; Goebbels, sufre).

Por supuesto no es recomendable institucionalizar la militarización de la seguridad pública, espantar inversionistas, pretender un maximato (que sería si acaso, un minimato con duración menor a 24 horas, anótelo), ni la inexistencia de contrapesos al poder; pero lo verdaderamente grave es arrumbar en el cuarto de los trebejos a la Constitución y nuestras leyes, que estorban a las soluciones simplonas que concibe quien simplifica por ineptitud (gobernar no tiene ciencia, sacar petróleo tampoco).

A resultas de esa visión ramplona de la complejísima realidad de un país del tamaño del nuestro, el Presidente se aferra a sus propósitos, a sus dichos, pretendiéndolos estrategia (abrazos no balazos; la paz es producto de la justicia), y por ello recurre viciosamente al ejército para conseguir resultados expeditos, obstinado en aparentar altura de miras y servicio a la nación. No lo es.

Ahora el Presidente ya casi en su cuarto año de gobierno, habiendo empoderado a las fuerzas armadas como nunca en nuestra historia, ya es su rehén, como prueba la inconstitucional legalización de su participación en labores de seguridad pública, redactada por los altos mandos del ejército a todo su gusto.

Hay peor: por su amistosa-respetuosa-fraternal estrategia contra la delincuencia organizada, simplificando lo inmensamente enmarañada que es semejante cosa que merece la constante atención de los EU, Europa y Asia, sin darse cuenta ya es su cautivo. Lo que era disimulado y clandestino, se ha vuelto descarado y audaz: ya no se puede negar la influencia, el control de los delincuentes en cada vez más regiones del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tatiana Clouthier

José Antonio Molina Farro “Mi oportunidad de sumarle al equipo está agotada” T. C. En un contexto de  brutal caída de la economía en 2020