1 de febrero de 2023

La Feria: Copiona

El impresentable primo Pepe era un mentiroso en grado de doctorado. Por eso fue una bomba la vez en que a la pregunta de tío Agustín, sobre cómo se había portado su hija Silvia en un día de campo, Pepe respondió con el más absoluto silencio. Ardió Troya.Nuestro Presidente habla de todo. No hay tema que considere ajeno. Habla de la situación política del Perú, de las elecciones en Nicaragua, Brasil, Colombia o la sentencia penal por corrupción contra la vicepresidenta de Argentina. Habla de los medios de prensa, nacionales y extranjeros; y de Juan Gabriel al que califica como un “defensor de nuestra patria”.

Se da tiempo para hacer recomendaciones al rey de España, al Papa, a Joe Biden, a los narcos, la OEA, la ONU y a los partidos opositores para que ya elijan candidatos a la presidencia en 2024. Opina de literatura (“leer a Vargas Llosa es como tomarse un Tafil, bosteza uno mucho, aburre”), y de futbol, aconsejando a la Federación Mexicana de Futbol para que formen “buenos futbolistas, que se puedan crear escuelas y que se destinen recursos con ese propósito”.

Explica el proceso de extracción del petróleo y da lecciones de aeronáutica. Habla de todo.Sí, así es nuestro Presidente, que en ya más de mil mañaneras ha probado que cuando de hablar se trata, nada lo asusta y a nada le hace ascos. Y cuando alguien es conocido por hablar sin medida ni clemencia; cuando alguien tiene en la boca una ametralladora de opiniones, calificativos, descalificaciones, un enorme repertorio de lugares comunes y unas pocas frases hechas que repite sin miedo al ridículo para evadir cualquier tema incómodo (“no somos iguales”; “ya no es así”; “tengo otros datos”); cuando esa persona no habla de algo, la cosa es seria, muy seria.

Ayer, no mencionó el asunto de Yasmín Esquivel Mossa.

El jueves apareció un artículo en Latinus del escritor Guillermo Sheridan, titulado “Una ministra pasante: Yasmín Esquivel, candidata a presidir la SCJN, plagió su tesis de licenciatura”.

La denuncia afirma que la tesis de doña Esquivel para obtener el título de licenciatura en derecho por la Fes Aragón-UNAM, es copia de otra que un año antes presentó Edgar Ulises Báez Gutiérrez en la Facultad de Derecho.

Y el artículo presenta copias de ambos trabajos, que de ser fieles, probarían que sí, que doña Pasante sí se fusiló al pie de la letra la tesis. No es asunto menor porque la señora Yasmín Esquivel Mossa, fue nominada por el Presidente de la república al cargo que actualmente detenta de ministra de la Suprema Corte, nominación que el Presidente defendió a capa y espada, cuando se criticó en el Senado que es esposa de un personaje cercano al Presidente, el ingeniero José María Riobóo, su contratista consentido cuando era Jefe de Gobierno del entonces D.F. y su actual asesor, por cierto, identificado como estelar promotor de la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco y el defensor del de Santa Lucía, hoy Felipe Ángeles, pero ese es otro asunto, lo que nos ocupa es el silencio presidencial.

No salió a defender a su recomendada. Algo anda mal.Por supuesto doña Esquivel puede ser del todo inocente del cargo de plagiaria. Sin duda.

Pero es tragarse una piedra de molino creer que los documentos que presenta Sheridan sean falsos, cuando es tan fácil verificarlos. Todas las tesis están en archivos de la UNAM.

Es imposible que haya coincidencias exactas de texto, accidentales. Haga una prueba: escriba una carta a su mamá, de felicitación o lo que sea (o a su esposa, a quien quiera); guárdela y escriba otra, para la misma persona y por lo mismo: nunca le van a salir iguales, nunca.

Un estudio que cita Perfiles Educativos, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (Suplemento 2016.Tercera época. Volumen XXXVIII. Número 154; no lo vayan a tachar a uno de plagiario), dice que “la probabilidad de que una correspondencia de 16 palabras consecutivas (más o menos la longitud de una oración mediana) sea ‘simplemente una coincidencia’ es de menos de una en un millón de millones”.

Usted haga sus cuentas si en vez de una frase es todo el texto de una tesis.Las consecuencias legales en caso de que sea cierto el plagio quedan a lo que decida la ley, no sin anotar que el plagio es cosa muy seria que a quien publique a sabiendas una obra sustituyendo el nombre del autor por otro nombre se le castiga con prisión de seis meses a seis años, según el artículo 427 del Código Penal Federal.

Suerte tiene doña Esquivel que no se persigue de oficio, solo si denunciara el autor original (a ver quién denuncia a una Ministra de la Suprema Corte que tiene el apoyo presidencial).

Tal vez vale comentar que si se alega la prescripción por ser hechos de hace 35 años (la tesis de la señora es de 1987), podría considerarse como un delito continuo cuya prescripción corre a partir de que es descubierto y parece ser el caso.

Como sea, lo previsible es que no pase nada.Doña Esquivel está compitiendo por la presidencia de la Suprema Corte, en sustitución del ministro Zaldívar, quien termina su mandato a fin de año. Hay otros candidatos. No se necesita ser Sherlock Holmes para intuir que este escandalito tiene algo que ver con eso.

Pero no se asombre si igual, con y sin escándalo, doña Esquivel resulta elegida (peores desfiguros vemos), Ni soñando veremos que la señora renuncie a su cargo, eso es para gente de otro pelaje. Le pongo solo un ejemplo: en 2012, Pál Schmitt, presidente de Hungría, dimitió por haber plagiado su tesis doctoral. ¡Qué exagerado!Un asunto así debería aclararse a cabalidad. De ser cierto el plagio, la Suprema Corte sería presidida por quien ni título de licenciada en Derecho debiera tener, sí, pero es quien en abril pasado frenó la entrega al INE de la carpeta de investigación contra Pío López Obrador, ¿sí le suena el nombre, verdad?Por cierto, la defensa de la señora es negar todo y decir que la atacan por ser mujer. Bueno, sí es mujer, pero copiona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Feria: Desfachatez o descaro

Sr. LópezEn la familia materno-toluqueña de este menda, había un criterio para mandar al ostracismo a cualquiera: quien se disgustara o incomodara con tía Rosita,