23 de febrero de 2024

La Feria: A lo tarugo

Sr. López

Tío Alfredo, que como marido y padre no fue una perita en dulce, lo único que hacía muy bien era dinero. Bueno, pues entró en agonía a la antigüita, en su casa.

Y en agonía siguió seis semanas para sorpresa de sus médicos. Tía Luisa su esposa, estuvo todo ese tiempo en una terrible angustia… no, no por él, por el testamento. Que si lo había hecho (sí y ella tenía copia); que si lo había cambiado (no y el Notario se lo dijo muchas veces); que si algún pariente de él lo iba a impugnar (el tío era gallego y no tenía parientes en América, que se supiera); que si le iba a dar por cambiarlo ‘in artículo mortis’ (tenía a sus cinco hijos haciendo guardia, tres en el portón de la casa y dos junto al lecho, aparte de ella).

Total, el tío no estiraba la pata y tía Luisa le decía llorosa: -Alfredo, haz algo bien, ya muérete -por fin se murió, pero no por darle gusto.Los que dicen que saben y los amos de la tragedia, ayer se dieron vuelo.

La ausencia del Presidente de la república del acto conmemorativo anual en el Teatro de la República, en Querétaro, del aniversario de la Constitución, lo interpretan como un firme signo de la embestida formal y frontal del Presidente contra la Constitución, a la que ya le preparan honras fúnebres por su muerte anticipada, conforme a las 20 iniciativas de reformas constitucionales presentadas ayer por el Ejecutivo.

Será para menos: no tiene ni en la Cámara de Diputados ni en la de Senadores los votos necesarios.

A la par, otros, de esos muy conocidos en la prensa, anticipan que la candidata presidencial a la presidencia (entiéndase correctamente: la elegida por el Presidente como candidata a sucederlo), llegará a La Silla (sería recomendable esperar a que se celebren los comicios del próximo 2 de junio, digo), pero, igual, dan por ganadora a doña Sheinbaum, advirtiendo que asumirá atada de manos, a las órdenes del señor que residirá en su finca de sonoro nombre en Palenque, desde donde la vigilará y si hace falta le tronará los dedos o el cargo, y que para eso quiere reducir en la Constitución, del 40 al 30% el porcentaje de participación ciudadana en la consulta popular, para revocar el cargo a la Presidenta, porque pase lo que pase, será mujer.

Dicho coloquialmente: que la quiere traer del rabo (con perdón, no literalmente, cómo cree), para seguir mandando él.Intentemos la vivisección, que no autopsia, de lo segundo: que el actual Presidente si le pegara la gana, podría echar a andar la consulta popular de revocación del mandato presidencial, para quitar, defenestrar a la próxima Presidenta de la república (por cierto, para su acervo de sabiduría inútil: defenestrar es en rigor, tirar por la ventana).

Pero no es tan así, no es de enchílame otra.Para empezar porque la consulta popular de revocación de mandato NO es de obligatoria realización, sino que la convoca el INE si y solo si lo pide un mínimo del 3% de los inscritos en la lista nominal de electores (unos tres millones de tenochcas), y siempre y cuando lo soliciten en ese porcentaje, 17 entidades del país… y la colecta de firmas solicitando la consulta tiene un mes de plazo para realizarse.

Tan fácil.No se crea que con la consulta de revocación se pueda tener arrinconada a la próxima Presidenta, porque solo se puede hacer una única ocasión, en los tres meses posteriores a la conclusión del tercer año del periodo constitucional, o sea, cuando está en plenitud de poder quien sea la mujer que ocupe

La Silla.Nomás para irnos entendiendo, este Presidente (¿cómo que quién?: Andrés Manuel López Obrador… de veras), se empeñó en que se realizara la consulta de revocación de su mandato transformándola en consulta de ratificación de él en su cargo, porque estaba seguro de ganarla.

Y se hizo la consulta el 10 de abril de 2022.Muy bien, pero siendo quién es, siendo el segundo Presidente del mundo (mundial), más popular (según él pregona con insistencia), siendo el más votado en la historia y venerado por todo el pueblo (el bueno), la consulta, su consulta, consiguió solo el 17.77% de votos, muy lejos del 40% que la ley exige (y aunque pusiera el 30%, igual quedaría lejos).

Explicación: a los gallardos tenochcas del peladaje nacional, no nos interesa quitar presidentes, punto. La gente no es tonta y sabe que meterse en esos berenjenales es suicida (caso de estudio: Latinoamérica entera, donde viven con el Jesús en la boca).

Y no pasemos por alto que López Obrador, este fenómeno que arrastra multitudes no logró entusiasmar a la raza de bronce y ni caso hicieron de su consulta de ratificación-revocación.Ya en estas, no sobra revisar los números: en las elecciones presidenciales del 2018, el huracán López Obrador con sus partidos aliados obtuvo (números redondos): 30 millones 100 mil votos; en 2021, en las elecciones intermedias: 16 millones 759 mil votos; en la Consulta Popular del 2022 consiguió que salieran a votar 16 millones 222 mil. Y ese es su techo real de votos, su voto duro, 16 millones.

Ese es el problema de doña Sheinbaum, superar ese techo de votos sin tener el liderazgo de López Obrador, con su carisma de ostión, con personalidad de maestra de ecuaciones diofánticas lineales (conocidas como identidad de Bézout que solo se resuelven si d=mcd(A, B), como sabemos todos… apasionante).

Y encima, poco le ayuda el liderazgo del encantador presidentito de Morena, el tal Delgado que en el reparto de candidaturas siembra rencores que les van a cobrar en las urnas, eso es seguro.Pase lo que pase, si doña Sheinbaum fuera la ganadora de las elecciones, terminando de bajar la mano al jurar el cargo ante el Congreso, tendrá todo el poder presidencial, completito.

Suponer que se va a doblegar ante el señor de la hamaca en Palenque, es no conocer la naturaleza de la política en México, ni de la mujer en general. La que llegue, quien sea, mandará.¡Ah!, de lo primero, que la Constitución peligra por las muy tardías iniciativas que ayer propuso el Presidente, eso es preocuparse como tía Luisa, a lo tarugo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ensalada de Grillos: Tómbola

Ciro Castillo No es de ahora que los métodos que utiliza Morena para designar a sus aspirantes a cargos de elección popular generan dudas, y

LA FERIA: Un pasquín inmundo

Sr. López Tío Lencho era rico, no de pueblo, muy rico. Siempre fuera, se le veía raras veces y casi nadie le conocía la voz.

La Feria: Echando cuetes

Sr. López Le voy a contar una historia real, créala. A tía Martina (de las de Autlán), le decían tía Macha o señora Macha (si