21 de septiembre de 2022

Juan Trinidad

José Antonio Molina Farro/GMx

In memoriam

El 16 de enero de 2018 escribí: “La justicia es para mí aquello  bajo cuya protección puede florecer la ciencia, y junto con la ciencia la verdad y la sinceridad. Es la justicia de la libertad, la justicia de la paz, la justicia de la democracia, la justicia de la tolerancia”.

  1. Kelsen

“Tengo para mí que es difícil sosegar el espíritu en una atmósfera cargada, espesa, a veces asfixiante. Hoy nos enfrentamos a un periodo de turbulencia política, misma que fortalecerá, a mi juicio, y en un exceso de optimismo, la cohesión de las fuerzas democráticas e incrementará la eficiencia de nuestra democracia germinal”. Me equivoqué en el juicio… “Causas profundas que preceden a la Conquista y otras más, han engendrado el formidable problema estatal y nacional, tan abstruso y difícil, tan dramático y desolador.

Aquí mismo he criticado con aspereza a Manuel Velasco. Sostengo  mis juicios sobre un Poder Ejecutivo rodeado de funcionarios de dudosa catadura moral y compromiso auténtico con el bienestar de la gente. También he manifestado la ausencia de un proyecto visionario, sólido y realista que alimente el optimismo sobre un futuro mejor”… “He señalado, además, que no todo es negativo, hay activos invaluables, la paz social, el impulso a la cultura, los esfuerzos por la preservación del medio ambiente, la protección civil y en particular, la encomiable labor en la defensa de los derechos humanos. Puse nombres y apellidos. Carlos Morales, Juan Trinidad, Juan Manuel García Moreno y Juan Carlos Cal y Mayor. Ofrezco una disculpa a funcionarios que cumplen con su función a cabalidad y cuyos nombres he omitido. También he reconocido la admirable habilidad conque Manuel ha manejado el proceso electoral y el cómo ha sabido «administrar» los intereses de los partidos en la lid electoral que se avecina. Lo dije, hoy lo ratifico, lo subestimé. Manuel puede tener muchos defectos, excepto el de ser un joven político con intuición y olfato, conocedor de los resortes que mueven al poder central…y sus debilidades”. No me equivoqué.

“Hoy no tengo más que aplaudir la designación de un hombre probo y de singular eficiencia como Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura. Un acierto del gobernador  que se debe reconocer sin mezquindades. Rutilio hizo un papel muy digno, Juan Trinidad sabrá fortalecer su herencia. El nuevo Magistrado Presidente es, a todas luces, una ‘rara avis’ que no  sólo reacciona sino que es proactivo, actúa con seriedad y sin titubeos. Robusto en sus convicciones, sencillo y elocuente invita al optimismo. En su vida diaria es ponderado, digno y con el enorme valor de la congruencia. Lo conozco desde la adolescencia, ya brillaba en él la luz de una mente justiciera, sincera y apasionada. Lo dijo Santo Tomás de Aquino <<No es justo quien <conoce> lo que es recto, sino quien obra rectamente>>. Esta designación enaltece al gobernador, el Estado de Derecho es una asignatura pendiente en todo el país, hay un enérgico reclamo nacional en contra de la corrupción, la impunidad y la «justicia selectiva». Cuán doloroso es ver lo que hoy ocurre en México. Según el Indicador Global 2017 de la ONU nuestra nación tiene el más alto índice de impunidad, también vamos a la cabeza en delitos y atrocidades que más lastiman a la sociedad, como el secuestro, la difusión de pornografía y el abuso sexual infantil. Somos, pues, “La República de la impunidad y los privilegios”.

“No dudo que Chiapas se pondrá en breve a la vanguardia en materia de administración de justicia. Habrá propuestas innovadoras para sus pares en otras entidades y también las ansiadas soluciones en todo el territorio chiapaneco. Coincido con Guillermo Bonfil en su obra «México profundo. Una civilización negada»:<< No deberíamos seguir desgastando la energía y los recursos en el empeño de sustituir la realidad de la mayoría de la sociedad mexicana, en vez de crear las condiciones para que esa realidad se transforme a partir de su propia potencialidad, esa fuerza creadora que no ha podido explayarse en todos los ámbitos…>>. Y sí, de lo que se trata es de formular un nuevo proyecto que incorpore como capital activo no sólo los recursos naturales sino también las diversas formas de aprovecharlos, no sólo la fuerza individual de millones de compatriotas, sino las formas de organización para la producción y el consumo que persisten y hacen posible su sobrevivencia. Encontrar los caminos para que florezca ese potencial y desplace ese modelo concentrador y excluyente que una y otra vez da muestras sobradas de su invalidez. Sin embargo, de ello, cualquier aspiración a un desarrollo económico incluyente y distributivo no pasará de ser una mera aspiración si no somos capaces de consolidar un Estado Democrático de Derecho. Un sistema de justicia que a todos obligue y aún más, a los principales responsables de aplicarla.

Hoy partiste al sueño eterno querido hermano, pero no nos dejas huérfanos. Tu partida nos deja un gran dolor y vacío en el corazón, pero también todo un legado de generosidad, solidaridad y extraordinario don de gentes. Te vamos a echar de menos, sabremos siempre escuchar tu voz inconfundible, apreciar en la memoria tu mirada sincera, sentir tu corazón que seguirá palpitando fuerte. No olvidaremos tu gesta, tu aporte, tu ejemplo, tu alegría, tus esperanzas, tu mano siempre tendida para el necesitado. Dejas una hermosa familia, nuestra familia, Alma, Juan Marcos, Ana Eva. Nadie se va mientras se le recuerde. Ahora vuela a tu nuevo destino, donde te espera gente que también te adora.   Siempre estarás con nosotros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LA FERIA: Imperdonable

Sr. López Tío Encarnación (prohibidísimo decirle Chon), era dueño de “Confecciones Encarnación”, una mina de oro (Mercado San Juan de Dios, Guadalajara; alta costura “nacó”:

Del laboratorio al paciente

Zoe Robledo En octubre de 2020, el año más desafiante de la pandemia por covid-19, la Asamblea del Instituto Karolinska otorgó el Premio Nobel de