19 de abril de 2024

José José, de ‘El triste’ al ‘Príncipe de la canción’, celebrará 70 años

Aunque el 15 de marzo de 1970 el público del Teatro Ferrocarrilero otorgó una larga ovación de pie a lo que llamaron una “extraordinaria interpretación”, el jurado no le favoreció con el triunfo, pero su destino ya estaba escrito. Gracias a El triste nacía El príncipe de la canción y José José recorrería el mundo entero con su voz.

El tema compuesto por Roberto Cantoral obtuvo tan sólo el tercer lugar en el II Festival de la Canción Latina y se convirtió en éxito internacional al editarse en países como Estados Unidos, Rusia, Japón, Israel y América Latina.

Han transcurrido 48 años de aquel entonces y 55 años de trayectoria artística de uno de los intérpretes más sobresalientes del habla hispana, que a sus casi 70 años ha vendido más de 250 millones de discos, con lo que se convierte en uno de los latinoamericanos más exitosos de la historia.

Ha recibido nueve nominaciones al premio Grammy e infinidad de reconocimientos a nivel mundial. Escenarios como el Madison Square Garden, Radio City Music Hall, Las Dunas y el Auditorio Nacional han registrado localidades agotadas cada que él se presenta en concierto.

Su música ha llegado a países no hispanoparlantes como Arabia Saudita, Japón, Israel, Egipto y Rusia, conquistando a millones de seguidores.

José Rómulo Sosa Ortiz, su nombre real, nació el 17 de febrero de 1948 en la Ciudad de México. Fue el primogénito de José Sosa Esquivel (tenor de la Ópera Nacional de México) y Margarita Ortiz (concertista de piano).

Con el tipo de voz barítono, su carrera la inició tocando la guitarra y cantando en serenatas durante la adolescencia. Más tarde se unió a un trío de jazz y bossa nova en el que cantaba y tocaba el bajo y contrabajo.

Hablar de sus inicios es remontarse a los años sesentas cuando en la radio se escuchaba el rock de Elvis Presley y la música de The Beatles, de Los Teen Tops oLos Back Jeans, pero José José no adoptó ninguno de esos ritmos, prefirió las baladas románticas.

En diciembre de 1969 encontró la canción perfecta para despegar. Se trató de La nave del olvido, del compositor Dino Ramos. A los pocos días de darse a conocer el tema se convirtió en suceso en la radio. A partir de entonces comenzó a saborear las mieles del éxito.

Su situación económica fue mejorando y las serenatas quedaban atrás. José José había encontrado su camino y a la llegada de El triste nunca nada volvió a ser como antes.

Entre 1971 y 1973 su pareja era Natalia «Kiki» Herrera Calles, una mujer que le llevaba varios años y lo codeó con la alta sociedad. Aunque hubo felicidad el final terminó en pesadilla.

Debutó en El Patio, el cabaret de moda, un lugar reservado para las grandes estrellas como Frank Sinatra y Samy Davis Jr., entre otros. Su primera gira internacional la hizo por países como Argentina, Brasil, Guatemala, Costa Rica, Puerto Rico y varias ciudades de Estados Unidos.

Pero así como llegó la fama vino el declive, pues su fragilidad emocional lo llevó a hospitales en numerosas ocasiones, donde amigos y familiares hacían lo posible por desintoxicarlo en el abuso de drogas y alcohol.

Vinieron más grabaciones, éxito y dinero, pero el ídolo seguía desmoronándose al interior. Mientras temas como De pueblo en pueblo y Hasta que vuelvas se colocaban en los primeros sitios de popularidad él se debatía entre la vida y la muerte en un hospital.

Durante un viaje a Estados Unidos para recibir su primer Disco de Oro, conoció a Ana Elena Noreña Grass, una bella modelo y actriz con la que vivió en unión libre durante varios años hasta casarse con ella en 1974. Su presencia fue determinante para que el cantante recobrara sus ganas de vivir.

Con ella procreó a José Joel, su primogénito, y a Marysol. Al poco tiempo se enfermó de gravedad al contraer una pulmonía que al paso de los años le cobraría una enorme factura por la constante ingestión de cortisona.

En 1991 terminó su relación con Anel. El hecho de no ver a sus hijos como antes lo llevaron a una terrible depresión, por lo que recayó en los vicios y gracias al periodista Ricardo Rocha, el empresario Darío de León y la productora teatral Tina Galindo, José José volvió a resurgir.

Gavilán o paloma, Volcán, Lo pasado, pasado, Si me dejas ahora, Amor, amor, 40 y 20, He renunciado a ti, Almohada, Lo dudo, Vamos a darnos tiempo, Si me dejas ahora, Lo que no fue no será, Desesperado, El amor acaba, Cuando vayas conmigo y Voy a llenarte toda, son algunos de sus éxitos.

A mediados de los noventas su voz comenzó a sufrir estragos debido a su incesante actividad y problemas físicos que lo aquejaban como una crisis respiratoria de tiempo atrás.

Pese a sus problemas de salud José José continuó grabando discos y presentó 40 y 20, Grandeza mexicana y Mujeriego, con las que obtuvo múltiples discos de Oro y de Platino.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *