24 de abril de 2024

Galimatías: Resignación-Redirección

Ernesto Gómez Pananá

Desde hace poco más de una década, es posible conocer en televisión y plataformas, de la vida de La Reina del Sur, El Señor de Los Cielos, Pablo Escobar o Amado Carrillo. Para el caso de nuestro país, las historias de enfrentamientos, territorios controlados o presencia tangible de narcotraficantes se sabían en Zacatecas, Guanajuato, Tamaulipas. Entidades del centro o del norte de México.

Para Chiapas aquello eran escenarios ajenos.La semana que concluye, otro suceso violento dio cuenta de que esa realidad ha cambiado.

El narcotráfico -no haré apología señalándolos por nombre- tiene presencia en el estado, en cabeceras municipales, en la frontera pero también en la capital y en municipios metropolitanos, en caminos y carreteras y es una hiedra que crece, devora y contamina. Sobre el asunto, sin pretenderme especialista comparto tres reflexiones:Normalización socialMis quince apreciades lectores y casi cualquiera en Chiapas conoce de casos de personas con estilos de vida no acordes a sus ingresos aparentes.

Grandes casas, vehículos lujosos, viajes y consumos de altos vuelos. Solemos no cuestionar -no somos policías y a veces es mejor fingir que no se ve-, pero al tiempo y tal vez involuntariamente, terminamos conviviendo y asimilando a estos personajes, incorporándolos a ellos, a sus parejas, a sus hijos e hijas.

El rumor está pero hacemos como que no lo escuchamos. Normalización políticaMuy de la mano de la normalización social viene la normalización política: cualquiera de mis ya referidos lectores chiapanecos ha escuchado de los vínculos que personajes políticos de primera línea sostienen desde hace tiempo con diferentes cárteles del narcotráfico: se les permite, a los capos y sus tropas, transitar sin molestias, mover estupefacientes y migrantes, controlar plazas, cobrar piso e incluso imponer funcionarios o candidatos.

Todo a cambio de recursos para financiar actividades políticoelectorales. Es sabido, son personajes públicos que sin pudor se promueven “para el siguiente cargo” con dinero manchado de violencia y sangre, personajes que llevan a cabo multitudinarios eventos para informar a la sociedad, publican libros (es un decir), encabezan batucadas y se mueven en fastuosos convoys de camionetas coon guardaespaldas.

Personajes que celebran cumpleaños o bautizos -por decir algo-, y pasan por “gente decente” y de la “alta sociedad” pero que sotto voce se sabe que están coludidos con el narco.

Hacer negocios gracias a la política es deleznable. Hacer política gracias al narco lo es mil veces más por la sangre que derraman alrededor.Normalización de la violencia“No vayas por Frontera Comalapa”, hay retenes y toque de queda, “No pases por Villaflores”, la balacera lleva casi dos días.

Irónicamente, lo peor que nos puede pasar es acostumbrarnos a esta violencia y al mismo tiempo es imprescindible asumir que la fuerza con la que esta plaga crece y se enraíza no se modificará en seis meses ni seis años: veamos el ejemplo de Colombia. Casi treinta años para reencauzar el problema y controlarlo.

La paradoja es que buena parte de los “negocios” que se dejaron de hacer en Colombia, hoy se hacen… en México.Oximoronas 1Salvo tres o cuatro ajustes, el texto de hoy fue publicado en la columna del 16 de octubre de 2022, hace dieciséis meses.

De entonces a hoy, Chiapas no detiene su descenso acelerado y vertiginoso en el abismo de la narco-normalización (acaso sería más apropiado llamarle “narco-resignación”). El panorama, seamos realistas y por una mínima vez, maduros y responsables: el panorama es desolador.

Abramos los ojos y redireccionemos lo que haya que redireccionar. Por nuestros hijos. Por su futuro.

Oximoronas 2

Dos años del inicio de la invasión rusa a Ucrania. Putin, dictador y criminal de guerra. Davái Ucraina! Fuerza!

Oximoronas 3

La señora Ana Guevara continúa respaldando al dictadorzuelo Kiril Todoróv en la natación mexicana. Profundo el daño que causa la combinación de soberbia y deshonestidad. Sigamos nadando. Tarde que temprano las aguas tomarán su cauce. Ninguna “carrera”es infinita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ensalada de Grillos: Secuelas

Ciro Castillo Casi a la misma hora que Claudia Sheinbaum terminaba una intensa gira por Chiapas, donde la nota en el segundo día se la

LA FERIA:Urge su ausencia.

Sr. López La suegra de tía Rita era un dolorón de cabeza. Siempre metiéndose en cómo llevaba la casa, cómo educaba a sus hijos y