26 de enero de 2023

EU, obligado a ganar su último partido tras empate ante Inglaterra

Estados Unidos deberá ‘jugarse la vida’ ante Irán en la última jornada de la fase de grupos luego de dos buenos partidos ante Inglaterra y Gales, sin embargo, les hizo falta concretar las claras jugadas que construyeron en ambos compromisos; Inglaterra tiene prácticamente asegurado su boleto a octavos.

Por la buena cara presentada en su debut, Estados Unidos e Inglaterra repitieron el once titular. Los ingleses fueron los encargados de mover el balón desde el centro del campo, no sin antes arrodillarse en forma de protesta ante las ‘injusticias’ sociales que han hecho eco en Qatar durante el Mundial.

La primer llegada de peligro se presentó por parte de Harry Kane en el minuto 10 ante el arco del cancerbero estadunidense Matt Turner; el protagonista de que no hubiera peligro en la meta norteamericana fue Walker Zimmerman, quien utilizó su cuerpo como muralla para no dejar pasar el balón.

Conforme pasaban los minutos, Estados Unidos tomó confianza en la cancha del Al Bayt y al 25’ Weston McKennie perdió la primer oportunidad de verdadero peligro para las ‘barras y las estrellas’ ya que estando a la altura del manchón penal y sin marca alguna, envió su disparo a las tribunas del estadio.

La presión no cesó por parte de Estados Unidos y minutos más tarde (32’) Pulisic estrelló su disparo de pierna izquierda en el travesaño, misma que representaría la jugada más peligrosa para los dirigidos por Gregg Berhalter.

La presión no cesó por parte de Estados Unidos y minutos más tarde (32’) Pulisic estrelló su disparo de pierna izquierda en el travesaño, misma que representaría la jugada más peligrosa para los dirigidos por Gregg Berhalter.

En los minutos finales de la primera mitad, Matt Turner se vistió de héroe para los norteamericanos, primero, al salir de manera adecuada ante un centro que iba directo a la cabeza de Rashford y, luego, respondiendo ante la exigencia de Mason Mount, quien obligó a Turner a estirarse cuan largo es para desviar el esférico.

El segundo tiempo daba inicio con un McKennie deseoso de obtener un resultado alentador para su escuadra y llegar sin (tanta) presión al último partido de la fase de grupos, sin embargo, sus múltiples intervenciones no rendían frutos.

Harry Maguire, altamente criticado por los aficionados al futbol europeo, mostró su dominio del área y fue el encargado de despejar cada uno de los balones que llegaban al área de ‘los tres leones’.

A partir del minuto 65 el ritmo decayó y tanto estadunidenses como ingleses se mostraron conformes con el resultado que hasta el momento se mostraba en el marcador, mismo que terminaría por ser el definitivo.

Los cambios se se nulificaron entre unos y otros, siendo Inglaterra quien más arriesgó; así pasaban los minutos finales…

La última jugada del encuentro estuvo a cargo del ‘killer’ Harry Kane, quien mediante un centro, se relamió los bigotes y remató de manera descompuesta a la portería rival, despertando la frustración de los aficionados presentes en el estadio Al Bayt.

Si no sucede nada extraño, Inglaterra y Estados Unidos deberían de acceder a octavos de final, sin embargo, en caso de que ‘las barras y las estrellas’ no sumen de tres ante Irán, los del Golfo Pérsico serán quienes accedan a la siguiente ronda, mientras que Gales se aferra al milagro de golear a ‘los tres leones’ y obtener un boleto a la siguiente fase.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.