14 de junio de 2024

Episcopado Mexicano convoca a jornada de oración por unas elecciones en paz

A nombre de todos los obispos católicos de México, el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Ramón Castro, convocó a creyentes y no creyentes a participar el domingo 26 de mayo de 2024 en lo que se denomina la Jornada Nacional por la Paz.

A través de un video, el líder religioso explicó que todas las diócesis, parroquias y templos católicos se unirán en oración para que en los corazones de las personas y en la acción México tenga un proceso electoral justo y sin violencia.

La convocatoria de la Iglesia católica invita a quienes también formen, o no, parte de un partido político a votar en sabiduría, por el bien de México y el de las futuras generaciones.

«En cada diócesis, en cada parroquia del país, les convocamos a una jornada de oración para pedir por la paz en este periodo electoral; queremos que los templos sean lugares de encuentro con Dios y de encuentro entre hermanos donde podamos elevar nuestras súplicas por un proceso electoral justo, pacífico y transparente. Nos dirigimos a todos los fieles católicos y a todas las personas de buena voluntad, independientemente de su afiliación política, para que se unan a esta jornada de oración» destacó en un mensaje grabado difundido este miércoles.

Castro enfatizó que la oración tiene «un poder transformador» y al mismo tiempo fortalece la esperanza de alcanzar un futuro mejor para nuestro país.

«Que esta jornada de oración nos ayude a discernir sabiamente nuestro voto, buscando siempre el bien común y el respeto por la dignidad de cada persona, que nos inspire a trabajar por la justicia y la fraternidad, construyendo una sociedad más solidaria y reconciliada» abundó el mensaje del obispo de Cuernavaca.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA FERIA: Detalle

Sr. López En uno de sus muchos pleitos, el infame tío Rubén reclamó a su esposa, tía Amelia, que el problema era que ella quería