3 de octubre de 2022

El dedo de Dios : La Feria

Sr. López

Domesticado este menda en el Campo de Doma que otros niños llamaban “casa”, envidiaba mucho al primo Chucho que básicamente, hacía lo que le venía en gana… ¡padre! Mucho después, ya grandes los dos, Chucho dijo a este López que de niño él envidiaba a su texto servidor, porque en su casa, dependiendo del humor que anduvieran sus papás, le tocaba cueriza o no, sin saber nunca a qué atenerse: -Ustedes tenían las reglas claras… ¡qué maravilla! -… bueno, visto así.

Un país, para serlo con toda la barba, debe tener territorio (muy recomendable), gente (claro), y gobierno. Un gobierno, para que lo sea sin remilgos de nadie, debe aplicar la misma ley a todos y sujetarse a sí mismo a ella. Esto de la misma ley para todos casi siempre empieza por tener una Constitución.

El extranjero con una semana de haber llegado a esta tierra de hombres cabales, si nos oye hablar de nuestra Constitución debe imaginar que la respetamos más que a nuestra abuela pero a los 15 días ya se enteró que nuestra Constitución está más manoseada que la Rompecatres y la Tumbahombres, juntas:

Se promulgó el 5 de febrero de 1917; salió con 136 artículos y en sus 105 años de edad, le han metido mano a 115 de sus 136 artículos, mediante 717 reformas (el actual Presidente ha impulsado 18 reformas, lo que parece poco ante los 31 parches de don Chente Fox, los 110 de Calderón y los 147 de Peña Nieto; ningún Presidente se salva).

Esa maña de reformar la Constitución es asunto serio porque la Constitución es el documento fundacional de un país en el que establece su régimen de gobierno y es sustento de todas las otras leyes. Si la Constitución define a la nación, está raro que se cambie tanto la nuestra porque el país es el mismo y no parece adecuado estar redefiniéndolo al gusto de cada Presidente.

En todo el mundo hacen cambios a sus constituciones, sí, pero no como acá. La Constitución en vigor más antigua del mundo, es la de los EUA; redactada en 1787, tiene siete artículos (la nuestra, 136), y en 235 años le han hecho 27 enmiendas. En Alemania han reformado su Constitución 60 veces desde 1949. En España su Constitución actual entró en vigor en diciembre de 1978… le han hecho dos reformas, una, para agregar en el artículo 13.2, las palabras “y pasivo”, la otra para hacer obligatoria la estabilidad presupuestal. Punto.

O es una birria nuestra Constitución o son una birria nuestros políticos. Los que saben dicen que la de 1917 estaba de lujo (con sus prietitos), y ahora parece, hágase de cuenta, como la cara de Lyn May después de sus cirugías plásticas.

Ahora la cosa está que arde por las reformas legales que impulsa el Presidente sin reformar la Constitución (porque no tiene los votos en el Congreso), para meter a la Guardia Nacional a las Fuerzas Armadas, aunque la Constitución diga que la GN es civil. Y peor se puso por la iniciativa de una diputada del PRI que propone reformar la Constitución para ampliar la intervención de las Fuerzas Armadas en seguridad pública de 2024 a 2029.

Asusta que los militares tengan malos pensamientos y recuerden que hasta 1940, se metían en política. Y por si hay duda, entérese que ayer en el sencillo pero sentido homenaje a los Niños Héroes, ante el Altar de la Patria, el secretario de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval, se encargó del discurso y dijo:

“Quienes integramos las instituciones tenemos el compromiso de velar por la unión nacional y debemos discernir de aquellos que con comentarios tendenciosos generados por sus intereses y ambiciones personales, antes que los intereses nacionales, pretenden apartar a las Fuerzas Armadas de la confianza y respeto que deposita la ciudadanía en las mujeres y hombres que tienen la delicada tarea de servir a su país”.

O sea, don Sandoval supone que debe distinguir (discernir), a los que expresan “comentarios tendenciosos”. Ahí que alguien le explique que eso se llama libertad de expresión (inexistente entre militares). Y ¡cuidado!, de eso sigue poner cotas patrióticas a la libertad de prensa.

Y dijo más el General: “(…) los riesgos y amenazas que el país enfrenta actualmente (…) tienen la constante de atentar contra el futuro de la nación”. Con esa premisa ya se podrá imaginar de lo que son capaces los militares, educados para defender a la patria a cualquier precio. No don Sandoval, son delincuentes nomás, ahí pregúntele a un policía cómo se lidia con esos.

El Presidente no necesita reformar leyes para cuidar la seguridad pública. Siendo cierto que el artículo 129 de la Constitución manda que “en tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”; también lo es que el 89 fracción VI, lo faculta para disponer de la totalidad de la fuerza armada permanente para la seguridad interior. Ya díganle, no sean así.

Y más: entre otras tesis de la Suprema Corte, está la P.J./36/2000, Novena época; Instancia: Pleno; Fuente: Semanario Judicial y Gaceta, Tomo XI; abril de 2000, página 552, votado por unanimidad, que sentencia: “es constitucionalmente posible y con base a una solicitud expresa de la autoridad civil, que el Ejército Mexicano, la Fuerza Aérea Mexicana y la Armada de México, puedan participar en apoyo a la sociedad en actividades de Seguridad Pública”.

Las reglas están claras, no se entiende el berenjenal en que se ha metido el Presidente, hasta que se viene uno a enterar de que las modificaciones legales se las plantearon los militares, como declaró el pasado día 9, el propio don general Sandoval, cuando explicó de qué habló con el líder del PRI, y que le dieron a conocer “(…) de dónde se tomó el proyecto, cuántos países analizamos para poder establecer cómo iba a ser la propuesta que le haríamos al señor presidente para este proyecto”.

Esas cosas pasan por acostarse con un oso. Mucho peligro. Y también pasan porque una sola persona, sola, decide todo. Ahora, a marcar el paso: un soldado en cada hijo te dio y se escribió por el dedo de Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Alfiles : La Feria

Sr. López Contaba la abuela Elena de un tío suyo, Héctor, tipo normal tirando a bueno, que administró su flaca herencia lo suficientemente bien como