15 de junio de 2024

Costaron tres debates 41 millones de pesos: reporte del INE

El Instituto Nacional Electoral (INE) invirtió alrededor de 41 millones de pesos para organizar los tres debates presidenciales en las últimas semanas, aunque esta cifra podría variar debido a que todavía se están cerrando contratos y cuantificando costos del tercer encuentro.

Así se dio a conocer por la Comisión Temporal de Debates en la que se informó que el primer debate tuvo un costo de 12.7 millones, el segundo de 15.1 millones de pesos y un aproximado de 13.26 millones de pesos para el tercer encuentro.

En cuanto a audiencia, el más visto fue el segundo debate presidencial.

También se dio a conocer que se abrieron procedimientos en contra de la empresa proveedora de internet del segundo debate y se investiga la causa por la que un cable de fibra óptica nuevo estaba trozado y por eso se cayó el servicio de internet en la Sala de prensa en los Estudios Churubusco.

La consejera presidenta de la comisión de Debates, Carla Humphrey, reconoció la apertura y ganas de las tres candidaturas presidenciales por asistir y presentar sus plataformas a la ciudadanía, ya que ninguno de los tres dudó en asistir a los tres encuentros.

Agradeció a los medios de comunicación el interés de transmitir los encuentros, tanto en radio como en televisión, pues se dejó ver un “interés genuino” por participar con la difusión de los tres encuentros.

«Son esfuerzos importantes, quedan muchos aprendizajes, muchas áreas de oportunidad, pero seguimos trabajando y a treinta años del primer debate presidencial si son debates distintos y creo que hay que agradecer a la ciudadanía que es la mayor interesada y que presiona por formatos nuevos, presiona por formatos que pueda ver más libre a sus candidatos para conocerle mejor y conocer mejor sus propuestas”, apuntó Humphrey en la sesión de ayer.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA FERIA: Detalle

Sr. López En uno de sus muchos pleitos, el infame tío Rubén reclamó a su esposa, tía Amelia, que el problema era que ella quería