3 de diciembre de 2022

¿Cómo hidratarte mejor después de hacer ejercicio?

Realizar actividad física recurrente y tener una buena alimentación son los mejores métodos para mantener una buena salud, el sedentarismo provoca a largo plazo muchas enfermedades que podrían haberse evitado a tiempo.

Existen una gran cantidad de rutinas enfocadas a diferentes resultados y depende de cada persona elegir la que mejor se adapte a sus necesidades, sin embargo, en todas las rutinas existen reglas básicas, por ejemplo, una correcta hidratación.

Cerca del 70% de la composición del cuerpo humano es agua y es que todo nuestro organismo necesita de este importante elemento para funcionar correctamente, desde los huesos hasta nuestro corazón, pulmones, hígado, etc.

Durante las jornadas de ejercicio es común que nuestro cuerpo pierda líquidos, principalmente mediante el sudor, pero también se utilizan las reservas de agua para hidratar los músculos durante la rutina. Por eso es tan importante la hidratación antes, durante y después de hacer ejercicio.

Hidratación antes del ejercicio

Todo el tiempo el cuerpo va perdiendo agua, sales y minerales que se van recuperando mediante la correcta hidratación con agua purificada y también con una buena alimentación.

Las frutas y verduras son los principales alimentos que otorgan agua al cuerpo, pero también las proteínas animales, además de otros nutrientes.

Contar con una alimentación balanceada es el primer paso para mantener una buena hidratación que ayudará posteriormente a tolerar rutinas de ejercicio extendidas o más exigentes. Si la alimentación está basada principalmente en grasas saturadas, altas cantidades de azúcares y pocos nutrientes, la resistencia del cuerpo se verá altamente mermada.

Hidratación durante el ejercicio

El ejercicio, especialmente cuando es demasiado exigente, tendrá como consecuencia una pérdida considerable de líquidos, al realizar actividad física la temperatura del cuerpo se eleva y la reacción natural del organismo es producir sudor.

El sudor tiene como principal fusión disminuir la temperatura corporal, es un regulador natural, por ello cuando el ambiente es demasiado caluroso se suda más, pero esto puede derivar en cuadros de deshidratación, también puede presentarse un golpe de calor que podría resultar mortal.

Durante el ejercicio es importante tomar agua para evitar una deshidratación, en este sentido existen algunos mitos, como aquel que dice que es mucho mejor sudar en exceso para quemar más grasa corporal, incitando a las personas a utilizar gruesas prendas cuando se ejercitan.

Esto además de resultar peligroso también es inútil para obtener los resultados deseados pues el sudor no es grasa, sino agua que junto con minerales usa el cuerpo para enfriarse.

Los minerales son muy importantes para el cuerpo humano. Potasio, sodio, magnesio, calcio y fósforo son los más populares, aunque existen una gran cantidad extra de estos elementos que obtenemos principalmente mediante la alimentación.

Para tener una mayor hidratación y obtener inmediatamente los minerales que se pierden al momento de hacer ejercicio, puedes optar por beber agua alcalina.

El agua alcalina es, básicamente, agua purificada con una mayor cantidad de minerales esenciales y un pH neutro que beneficia hidratando más efectivamente al cuerpo, por ello ha tenido un auge importante en el mundo del fitness, gracias a sus beneficios.

Cómo hidratarse después del ejercicio

La hidratación después de hacer ejercicio también tiene que ocupar una parte importante de la rutina, tanto en la dieta que se consume como en el agua que se bebe.

Los alimentos que deben comerse después de hacer ejercicio deben ser ligeros, con su respectiva dosis de frutas, verduras y proteína, tendrás que comer una cantidad mayor de proteínas si la rutina de ejercicios es particularmente exigente.

El consumo de agua es muy importante después del ejercicio. Puedes incluso tener acceso a agua alcalina en todo momento con el uso de filtros de agua especiales que purifiquen y alcalinicen el agua.

Se recomienda beber un vaso con agua apenas se termine la actividad, y otro vaso quince minutos después. Si se hizo un esfuerzo demasiado exigente o se tiene mucha sed, esta ingesta debe aumentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.