29 de noviembre de 2022

Calladito… La Feria

Sr. López

A pesar del paso de décadas, este menda recuerda con precisión la bronca que le metieron en su Campo de Adiestramiento (casa les decían otros niños), la vez que regresó del colegio con la camisa rota y manchada de sangre, porque llevaba más rota la boca que la camisa, por un pleito del que no pidió detalles la Jefa de Administración y Disciplina (mamá, parece que le decían otros niños a las suyas). Días después, aún sin recuperar del todo su estado natural la cara del junta palabras, llegó de visita Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda, héroe indiscutible de su texto servidor, buenísimo para las trompadas, quien sí preguntó cómo había estado el asunto y al saber el adverso resultado del encuentro, se ofreció a enseñarle a pelear: -La primera regla es que sepas cuándo correr, pasas la pena, sí, pero la pena y la jeta reventada es peor -decepción.
Ayer, en Washington, se encendieron focos rojos de alarma en la Casa Blanca y en el número 2201 C. Street (edificio Harry S. Truman), sede del Departamento de Estado del gobierno de los EUA. Nuestro Presidente les anda cantando la bronca.
El tío Sam tiene muchos fierros en la lumbre, ahorita está muy atento a lo de Ucrania y Rusia, porque está por reventar y si no bordan fino (o sea, muy tosco), eso puede acabar en una guerra formal en Europa Oriental en la que sí o sí, tendrían que entrar la Unión Europea y la OTAN. Al mismo tiempo se mantienen atentos a China y su expansionismo comercial en el mundo junto con el posible conflicto de esta con Taiwán, para lo que preparan diferentes estrategias para hacerle una guerra financiera y tecnológica, que de estallar lastimaría al mundo entero.
Aparte, el tío Sam está con un ojo al gato y otro al garabato en asuntos como el programa nuclear de Irán y la posible desestabilización que puede provocar en todo el Medio Oriente; la situación en Siria que está en guerra hace 10 años; el pleito infinito entre Israel y Palestina; los equilibrios mortales en Siria, Yemen y Paquistán.
El propósito de los EUA es sostener una estrategia de defensa (?) que requiere que sus ejércitos se puedan desplegar tácticamente en cualquier parte del mundo. Y tan es así que para este año su presupuesto de defensa suma la estratosférica cifra de 768,000 millones de dólares, 15 billones 360 mil millones de pesos en soldaditos y sus juguetes (el triple que el presupuesto de defensa de China, que es el segundo país con más dinero en eso; de ese calibre).
Como sea, el problema estelar del momento es lo de Ucrania, sí… y de repente, el gobierno yanqui se da tiempo para emitir una posición oficial sobre la situación de la prensa en México. Algo grave deben de ver como para que antier por la noche, el secretario de Estado de los EUA, Anthony Blinken, se abriera un tiempito para poner un severo tuitazo:
“El alto número de periodistas asesinados en México este año y las continuas amenazas que enfrentan son preocupantes. Me uno a quienes piden mayor rendición de cuentas y protección para los periodistas mexicanos. Mi corazón está con los seres queridos de aquellos que dieron su vida por la verdad”.
Y ayer, nuestro Presidente en su madrugadora le leyó la cartilla al Blinken, titular responsable de las relaciones internacionales y de la política exterior de los EUA… un gato, pues.
Para abrir boca nuestro Presidente dijo que a lo mejor está mal informado, dijo: “(…) yo pienso que no sabe, no está bien informado de esta situación porque no hay crímenes de Estado (¿crímenes de Estado?, no dijo eso Toñito, para nada), y pedirle de favor que se informe y que no actúen de manera injerencista (…)”.
Eso sí, sin discusión el tío Sam es injerencista… ¿y luego?; por lo mismo “pedirle de favor” algo al tío Sam, si no es ingenuo es inútil, pero públicamente poner en duda que ese gargantón esté bien informado ya es insulto, más cuando no dijo sino cosas ciertas: México hoy, de los que no están en guerra, es el país más peligroso para ejercer el periodismo.
Pero nuestro Presidente anda urgido de tener algo que distraiga de los escandaletes de su familia a la opinión publicada y pública, y se siguió de frente:
“(…) existe mucha vinculación entre los grupos conservadores de México con el gobierno de Estados Unidos. A mí me gustaría que, ya que está actuando y está opinando el señor Blinken, que nos informe el por qué están financiando a un grupo opositor a un gobierno legal, legítimo. ¿Por qué le están dando dinero al grupo de Claudio X. González?, que me responda eso”. La pedrada es a la USAID, organización del gobierno de los EUA que efectivamente financia a Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), organización que investigó lo del hijito del Presidente.
Ojalá no le responda Tony a nuestro Presidente. No gana uno para vergüenzas para que encima nos refrieguen en la cara que nuestro gobierno, este, el actual, tiene firmados acuerdos con la USAID y nada más en 2019 nos financiaron 443.9 millones de dólares, de los cuales, la USAID destinó 165 millones de dólares ¡a nuestro ejército!
Así, el que parece no estar bien informado es nuestro Presidente. Que alguien le avise que desde 1970 la USAID tiene tratos con México, que nos han dado muchos millones de dólares y apenas en marzo del año pasado la Secretaría de Gobernación firmó con la USAID una carta de colaboración para fortalecer las acciones de protección, respeto y garantía de los derechos humanos, “promoviendo la rendición de cuentas por los derechos humanos”. La rendición de cuentas… y ya díganle al Presidente que la USAID depende del Departamento de Estado, del Toñito, pues.
Si alguien piensa que el Blinken como cosa suya, se fue de boca con su tuitazo, ayer la vocera de la Casa Blanca, estando calientito lo de Ucrania, trató este enojoso asunto y dijo que el Tony “habló con base en los hechos”.
Que ya no responda el Presidente, de veras, es mejor que digan aquí corrió que aquí quedó.
Y por cierto, no hay injerencismo si uno anda firmando compromisos. Ya, calladito…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Feria: ¡Ay, nanita!

Sr. López Le voy a contar y ya le estoy contando, que los abuelos del lado materno (los de Toluca), don Armando y doña Virgen