15 de junio de 2024

América celebra bicampeonato de Liga MX en el Estadio Azteca ante su gente

En el último evento deportivo que albergará el Estadio Azteca previo a cerrar sus puertas para la remodelación de cara al Mundial 2026, América celebró su bicampeonato en Liga MX ante poco más de 20 mil espectadores.

Con prácticamente toda la plantilla actual del conjunto azulcrema presente, el Coloso de Santa Úrsula apagó sus luces luego de que ‘Celeste’ –el águila que es mascota del equipo- volara sobre el terreno de juego para que en la cancha se mostraran los momentos más icónicos de los títulos americanistas, mismos que fueron acompañados de narraciones y una novedosa versión del himno del 15 veces campeón del futbol mexicano.

Llevando cada uno de los 17 títulos de Liga MX que se encuentran en las vitrinas de Coapa (2 correspondientes a la Liga MX Femenil), América presumió ante su gente cada uno de los trofeos.

Futbolistas que brillaron durante cada una de las obtenciones de los trofeos fueron los encargados de llevar los cetros a la mitad de la cancha, algunos de ellos fueron:Por la Liga MX Femenil: Sarah Luebbert (Apertura 2018) y Sabrina Enciso (Clausura 2023).

Rama varonil: Arlindo Dos Santos (1965-66), Carlos ‘El Maestro’ Reinoso (1970-71), Héctor Miguel Zelada (1984-85), Gonzalo Farfán (Prode 1985), Adrián Chávez (1987-88), Juan ‘Cheché’ Hernández (1988-89), Miguel Layún (Clausura 2023), Oribe Peralta (Apertura 2014), Paul Aguilar (Apertura 2018), Henry Martin (Apertura 2023) y encabezados por Jonathan Dos Santos y Álvaro Fidalgo (Clausura 2024).

Finalmente, con la porra dentro de la cancha del estadio dos veces mundialista y un show de drones y pirotecnia, América culminó una noche en donde Henry Martin –con 103 goles anotados desde que viste la playera azulcrema- fue el más ovacionado.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA FERIA: Detalle

Sr. López En uno de sus muchos pleitos, el infame tío Rubén reclamó a su esposa, tía Amelia, que el problema era que ella quería