26 de septiembre de 2022

Alejandro Murat reconoce querer contender por la Presidencia en 2024

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, reconoció estar interesado en contender por la Presidencia de México en 2024.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula el político confió en ser la mejor opción para el PRI, e inclusive para el PAN y PRD si es que su partido contiende en la coalición ‘Va por México‘.

Por supuesto que tengo levantada la mano, pero eso lo va a definir mi partido.

Ya lo que defina mi partido nosotros vamos a ser institucionales, pero por supuesto que vamos a salir a dar la pelea, con argumentos, con reflexión y haciendo los contrastes que necesita México”, confesó.

Murat indicó que además de querer estar en la contienda es necesario tener resultados, mismos que afirma, entregará una vez que finalice su mandato.

Expuso que aplicó en Oaxaca un modelo de trabajo en equipo, que al cooperar con autoridades municipales y federales ha llevado al estado a sumar cinco trimestres de crecimiento económico al hilo y a ser el que más ha reducido la pobreza, además de tener paz y gobernabilidad.

Cuestionado sobre si el PRI tiene opción para mantener la gubernatura de Oaxaca en las próximas elecciones del 5 de junio, el mandatario saliente se dijo confiado en que Alejandro Avilés logre convencer con lo hecho por él durante su sexenio.

Ya hay un candidato con empaque que está haciendo su tarea y que va a dar la pelea a fondo. Lo importante es siempre levantar la mano y pelear por México”, destacó.

Enfatizó que lo importante es dejar de lado la política del odio, toda vez que las y los mexicanos necesitan esperanza.

No es un tema de dichos, es un tema de hechos que siempre va a ser mejor construir, que siempre va a ser mejor dialogar, que siempre va a darte mejores resultados, porque ahí están los datos duros de Oaxaca”, concluyó.

Con información de López-Dóriga Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Feria: Sostener errores

Sr. López A principios del siglo pasado, había un solo médico en Autlán y el abuelo paterno, Víctor, lo odiaba por el chisme de que