27 de enero de 2023

Abogado de García cuestiona secuestro; autoridades siguen sin aportar pruebas

En el segundo día del juicio que se le sigue a Genaro García Luna, el narcotraficante Sergio Villarreal Barragán, El Grande, dio a conocer que Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, mandó a secuestrar al entonces secretario de Seguridad federal y a sus escoltas por no responder a sus llamadas.

“Lo levantaron en una carretera de Morelos rumbo a Cocoyoc”, mencionó El Grande y agregó que el exfuncionario fue trasladado a una oficina donde se encontraba Arturo Beltrán Leyva, quien le dijo que “no había nada imposible” para él.

Según el expolicía y narcotraficante, los gatilleros de Beltrán Leyva desarmaron a los escoltas de García Luna.

El Grande dijo en la corte que El Barbas decidió esa acción porque García Luna “no le contestaba llamadas” telefónicas en un periodo en que la facción que encabezaba entró en conflicto con el resto del Cártel del Pacífico, que encabezaban Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada.

Arturo Beltrán decidió, según El Grande, el secuestro de García Luna cuando, en el marco de esa división del cártel, Beltrán Leyva le preguntó al exsecretario de qué lado estaba, y García le respondió que seguiría neutral, pero que, al parecer de Arturo Beltrán, la facción de El Chapo y El Mayo se estaba viendo muy beneficiada, debido a que la mayoría de embates federales estaban dirigidos contra su organización.

Barragán Villarreal también habló del tipo de armamento que usaba el Cártel del Pacífico en los años en que estuvo al frente de operaciones de narcotráfico entre 2001 y 2010.Mencionó fusiles de asalto R15 estadunidenses y AK-47 rusos o chinos, además de “fusiles de 50 mm que compraban en Estados Unidos”.

Cerca del final de su testimonio en dos días, El Grande dijo que Arturo Beltrán Leyva acostumbraba grabar en audio los encuentros que tenía con funcionarios gubernamentales y que varios de esos encuentros grabados fueron con García Luna.

“Dónde están esas grabaciones”, cuestionó el abogado De Castro en contrainterrogatorio.El Grande dijo que él no lo sabía y que nunca los tuvo personalmente en su poder. Sin embargo, esa mención podría restar credibilidad de la fiscalía ante el jurado, pues la fiscalía carece también de información sobre esas grabaciones.

Más adelante, la defensa cuestionó con un dejo de burla si sería realista pensar que un secretario de Seguridad circularía con sólo un par de escoltas que se dejaran desarmar por una carretera despoblada en la que podrían aparecer narcotraficantes empeñados en tener una imagen que imponga terror.

La defensa de Genaro García Luna, que encabeza el abogado César de Castro, comenzó a sembrar dudas entre los 12 jurados sobre dicha posibilidad.

Los 12 jurados, siete mujeres y cinco hombres, tendrían que encontrar por unanimidad culpable al exsecretario de Seguridad de Felipe Calderón para que sea sentenciado a un mínimo de diez años de prisión y como máximo la cadena perpetua.

Durante el juicio, el narcotraficante también recordó que “García Luna nos dio un contacto para comprar equipo de intervención de llamadas a un israelita que estaba en la Ciudad de México, eran muy avanzados, también tenían equipo para detectar si alguien traía un micrófono escondido.“

A Arturo (Beltrán Leyva) le gustaba renovar esos equipos”.

El Grande dijo que seguían recibiendo de García Luna y de su equipo información privilegiada sobre investigaciones de la DEA, cateos y operativos federales.

Habló cómo de un pitazo que evitó que la policía los capturara en la boda de Égdar Valdez Villarreal, La Barbie, en Acapulco, Guerrero.“La fiesta se hizo, pero no llegó nadie ni La Barbie.

El gobierno llegó, pero no encontró nada”, puntualizó.Los 12 jurados deben encontrar por unanimidad culpable al exsecretario de Seguridad de Felipe Calderón para que sea sentenciado a un mínimo de diez años de prisión y como máximo la cadena perpetua, pero los jurados pueden declararlo inocente si alguno guarda “dudas razonables” sobre la culpabilidad de García Luna.

Por: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.