20 de julio de 2024

…y los teatros, apá?

Manuel Zepeda Ramos

No me equivoco si digo que Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Tlaxcala, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo -por solo mencionar algunos de la región Sur Sureste de nuestro país, faltarían algunos estados más de otras regiones de México-, sienten envidia por Chiapas en relación al número de teatros que posee en su territorio.

De vez en cuando se hace necesario recordar que nuestro estado posee un buen número de espacios teatrales, distribuidos inteligentemente en su geografía, que podrían estar al servicio de las artes escénicas para el conocimiento y diversión, muy necesarios, de los chiapanecos. También decir que el arquitecto más importante de la segunda mitad del siglo XX en asuntos de espacios teatrales, fue don Abraham Zabludovsky, lamentablemente ya desaparecido hace pocos años. El mayor número de su creaciones en toda su existencia, se encuentran en Chiapas.

Nada más en la capital, hay cuatro teatros. Dos, el Teatro de la Ciudad y el Polifórum, son creaciones de Zabludovsky. El primero tiene foso, que habrá que arreglarse porque nunca se ha usado en sus tres décadas de existencia por donde escurre un río subterráneo en época de lluvias. El segundo es un coso de 4 mil butacas en donde se puede ver un gran musical con medio centenar de actores y cantantes, un partido de básket bol o un partido de tenis o de Volybol. También está el nuevo teatro de la UNICACH -tiene seis años de construido-, espléndido teatro de cámara, ideal para teatro y danza, insustituible para conciertos de música diversa, también de cámara. El último, el viejo teatro Francisco I. Madero ubicado en el centro de Tuxtla, a un costado del Palacio Federal, lo acaban de rehabilitar como un teatro más para Tuxtla, que debió de haber sido arreglado para que en la tierra de los conejos hubiera una espléndida sala de arte que diera cupo a los artistas chiapanecos, que no son pocos, algunos ya triunfando en el país y en el extranjero, un espacio para la plástica que permitiera la exhibición de obras de gran formato.

San Cristóbal no pasa desapercibido. Tiene dos teatros y un auditorio de la universidad que posee un piano, que puede convertirse en un espacio para la música de cámara: conciertos de piano, dúos y tríos, grupos corales y cuartetos de cuerdas. Un teatro es el Zebadúa, teatro de cámara, a una cuadra de la catedral, que puede albergar escenificaciones de teatro, danza y música de cámara. En el escenario cabe una orquesta de cámara completa. Tiene otro teatro, espléndido teatro de casi mil butacas, con un foso para una dotación de cien músicos. Se llama Hermanos Dominguez, en honor a esos genios de la música popular que nos han dado nombre y dignidad. Frenesí, del Chamaco Domínguez, ha sido la pieza musical popular más escuchada en el Mundo, después de Bésame Mucho de Consuelito Velázquez. Federico Fellini, el gran cineasta del realismo italiano, uso Frenesí para una de sus películas. Durante tres años, los espléndidos y bellos camerinos del teatro Hermanos Domínguez fueron utilizados por los regidores de algún ayuntamiento del pasado, como oficinas de los representantes del cabildo. Es pues, un teatro que rara vez se usa para lo que fue pensado.

Comitán se despacha con dos teatros y una sala de conferencias en el museo Rosario Castellanos. Un teatro está en el centro de la ciudad con un poco más de tres centenares de butacas, que se usa como espacio para el teatro, la música y la danza.

Otro, es un espléndido teatro muy bien proyectado por el arquitecto Coello y construido por la Universidad Autónoma de Chiapas, siendo Rector Jaimes Valls Esponda y gobernador del estado Manuel Velasco Coello. Es un teatro, también con foso, que tiene el doble propósito de albergar al gran público, al aire libre en la gran explanada, o al interior del teatro, cómodamente sentados en butacas de primer mundo. Es un gran teatro del que deberían estar orgullosos los comitecos.

Tapachula posee un espléndido teatro, el Matías de Córdoba, también de Abraham Zabludovsky, con foso y mil butacas en dos pisos. Para mi gusto es el que posee la mejor acústica de todos los teatros de Chiapas. Una vez llevé a la feria de Tapachula un sexteto internacional de guitarras clásicas de la Universidad Veracruzana que no tuvo necesidad de usar apoyo sonoro. Pocas veces he oído un concierto de guitarras acústicas sentado en la última butaca de lo más alto del teatro. Oí el concierto como si hubiera estado a un lado del sexteto formado por puros maestros virtuosos, laureados con premios internacionales, alumnos todos del gran Manuel López Ramos, el gran maestro de maestros guitarristas, ya fallecido.

Se construyó en Tapachula un enorme e imponente palenque. Desde que lo vi y fotografié, le vi espolones para gallo. Puede ser un coso para cualquier manifestación musical, clásica o popular. Tiene la gran ventaja de poseer mucho espacio para espectadores, que lo hace enormemente atractivo para el gran show busines, en donde  caben las mejores bandas de México y el Mundo.

¿Verdad que tengo razón acerca de la enorme envidia que despertamos?

Chiapas está rodeado de teatros. Buenos teatros y en buen estado. Si acaso, algunos arreglos que no comprometen a la calidad acústica si invitamos a su supervisión al equipo de Zabludovsky que los proyectó. Debemos cuidar y conservar los fosos. De ellos depende que podamos desarrollar musicales, danzas, óperas y zarzuelas que revolucionen el conocimiento de las artes escénicas y con ellas la visión del mundo de los chiapanecos para poder aprender las bondades culturales que el Universo nos ofrece. Cada día estamos más preparados para ello. Los teatros serán el detonante de esas bondades que debemos hacerlas nuestras. Habremos de aprender a oír y a ver bien, para ampliar nuestro horizonte cultural. Aprenderemos a apreciarlo.

Cada uno de ellos, los teatros en Chiapas, representan un polo de desarrollo para las artes. Quiere decir que cada uno de ellos debe de tener una función específica que permita la formación y el desarrollo de la actividad artística de todas las edades. Con el tiempo, los teatros habrán de aportar los cuadros que la enseñanza básica requiere para que nuestros niños aprendan a apreciar el arte en todas sus manifestaciones desde la edad temprana. Apreciar el arte como instrumento para la vida y la formación humana.

La carta de respuesta de Trump a AMLO, me atrapó a la mitad de este artículo. Son buenas noticias. Quiere decir que

el Comercio, Desarrollo, Seguridad y Migración, propuestas del próximo Presidente de Mexico, las avala el Presidente Trump. Eso significa que el proyecto de desarrollo para Chiapas planteado por Alfonso Romo, va. El vínculo con Centro América va. Y eso me da mucho gusto porque a Chiapas le va a ir muy bien.

Para eso, la cultura debe de caminar de la mano con toda la parafernalia que va a venir para Chiapas.

Parafraseando a Marshall McLuhan:

En Chiapas, en la Frontera Sur, la cultura será el mensaje.

Ya veremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ensalada de Grillos: Sorpresas

Ciro Castillo Hasta ahora, la presidenta electa de México, Claudia Sheinbaum Pardo, va ganando “el partido” del nombramiento de los integrantes de su próximo gabinete,

La Feria: ¡Qué paquete!

Sr. López Tía Amelia, como bien sabe usted, era bravísima, viuda con 12 hijos varones muy traviesos que acabó con voz de sargento y con