6 de febrero de 2023

«Volver a las raíces no es aislarse del mundo»

litera

GMX

Tuxtla Gutiérrez.- Desde niño el escritor chiapaneco Eraclio Zepeda Ramos supo del poder creativo de las palabras, con las cuales estableció una complicidad, cuando escribía el periódico mural de su escuela primaria.

Hoy, el galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2014, en la rama de Literatura y Lingüística, sostiene que la participación y las propuestas críticas de la sociedad son la mejor alternativa para construir y fortalecer los procesos democráticos en México.

El cuentista y novelista, nacido hace 77 años en el barrio San Roque de Tuxtla Gutiérrez, afirma que las palabras son asideros y puentes por donde deben transitar el debate y las propuestas; «la solución de los problemas políticos deben provenir no sólo del gobierno, sino de la sociedad en su conjunto con una actitud crítica hacia la búsqueda del desarrollo».

Eraclio Zepeda, también cuentero y actor que ha incursionado en la radio, el cine y la televisión, señala que a 57 años de carrera literaria, que arrancó con la publicación de su primer libro de cuentos «Benzulul», cuando apenas tenía 20 años de edad, recibirá este martes el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2014, con entusiasmo literario renovado. «Escribo ahora con constancia y con mayor tiempo disponible», enfatiza.

Protagonista de la literatura mexicana de mediados del siglo pasado y amigo de autores como Juan Rulfo, José Revueltas, Efraín Huerta y Juan de la Cavada, Eraclio Zepeda asegura que la única forma de ser universal es ser profundamente local.

«Volver a las raíces no es aislarse del mundo, sino acudir con las ideas universales», asegura el también autor de Asalto Nocturno, Las grandes aguas, Quien dice la verdad, cuando se le pregunta sobre los riesgos de la globalización en el arte.

Amigo de la poeta y novelista Rosario Castellanos y de Jaime Sabines, quien también obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1985, advierte que a casi 60 años de oficio literario, el escritor que se dice satisfecho de su capacidad y no se esfuerza en escribir, «jamás será escritor; debe ser autocrítico todos los días», precisa.

Eraclio Zepeda, esposo de la poeta Elva Macías, recuerda a sus primeros maestros en la escuela primera federal Camilo Pintado y el Instituto de Ciencias y Artes de Chiapas, Manuel de Jesús Martínez y Andrés Fábregas Roca, de quienes aprendió los primeros recursos del idioma y el entusiasmo por los universos creativos.

«A mis diez años escribía yo el periódico mural Alma Infantil; el profesor Martínez me enseñó la sencillez de la cultura, que ésta no se note ni estorbe, así como también lo hizo el maestro Fábregas, un catalán y comunista», detalló.

El acervo y su formación ideológica llevaron a Zepeda Ramos, en la década del 60, a China y a la Unión Soviética, así como a Cuba, donde sirvió como voluntario en el frente de batalla en los intentos de invasión de Estados Unidos.

Vía EL UNIVERSAL

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Feria:Flatulencia

Sr. López No sé usted, pero este menda de niño, tuvo no pocos malos pensamientos resultado de haber sido educado con el ‘Reglamento Práctico de

Galimatías :Papá Genaro

Ernesto Gómez Pananá Los grillos arrullan la noche. Hace un viento que enfría como el río. A lo lejos ruidos de animales: gallinas y gallos,