7 de octubre de 2022

PGR detiene a 10 policías de Iguala; declaran en la SEIDO

003206_Iguala_Fosa_Clandestina8_principal

GMx

México.- La Procuraduría General de la República (PGR) detuvo a 10 policías municipales de Iguala, Guerrero, quienes fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).
De acuerdo con fuentes ministeriales, los policías deberán responder ante los señalamientos que los vinculan en el ataque y desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, ocurridos los días 26 y 27 de septiembre pasados.
La PGR, en coordinación con la División de Gendarmería, dieron cumplimiento a 10 órdenes de localización y detención, como parte de la investigación para dar con todos los responsables y saber qué fue lo que sucedió con los 42 normalistas que aún permanecen bajo el estatus de desaparecidos.
Los policías municipales que son interrogados en la SEIDO fueron identificados como Agustín Bello, Jesús Barrios, Alfredo Arellano, Jorge García, Justo Neri, Esteban Landa, Gerardo Delgado, Natividad Elías, Uvaldo Toral y Matías González.
Según información de autoridades del gabinete de seguridad federal y del gobierno de Guerrero, la captura de los policías se llevó a cabo a través de “trabajos de inteligencia” efectuados por agentes federales.
Los servidores públicos son investigados por vínculos con la organización criminal “Guerrero Unidos”, así como por su participación en la agresión contra los normalistas del 26 de septiembre, donde fallecieron seis personas y 42 jóvenes fueron víctimas de desaparición forzada.
Con la aprehensión de los 10 elementos, suman 58 policías (de Iguala y de Cocula) que por el momento han sido capturados por los acontecimientos que se registraron en Iguala.
En este caso, en el que hay 90 personas detenidas como presuntos autores materiales e intelectuales, hasta el momento los restos de Alexander Mora, uno de los 43 normalistas entregados por policías de Iguala y de Cocula a “Guerreros Unidos”, son los únicos que han sido identificados por medio de pruebas de ADN.
De acuerdo con declaraciones de algunos detenidos, los normalistas fueron llevados al basurero de Cocula, en donde fueron quemados; después sus restos fueron arrojados en bolsas al río San Juan, ubicado en ese municipio.
Fue precisamente en ese río donde la Policía Federal localizó la bolsa donde había restos óseos que, al ser comparado el ADN con el de los familiares, se confirmó que eran de Alexander.
El 7 de diciembre, el Equipo Argentino de Antropología Forense aclaró que no había sido testigo cuando la PGR recuperó la bolsa de plástico en el río, misma que ya estaba abierta cuando arribaron los expertos argentinos.
De acuerdo con la versión de Patricio Reyes Landa “El Pato”, Jonathan Osorio Gómez “El Jona”, y Agustín García Reyes “El Chereje”, integrantes de “Guerreros Unidos”, los normalistas habrían sido calcinados con diésel, llantas y todo lo que encontraban para mantener el fuego.
Tras las investigaciones, el gobierno federal ya tiene identificado por su nombre a “El Chuky”, una de las piezas clave en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ya que se asegura que dio la orden de asesinar a los jóvenes.

 

vía EL UNIVERSAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.