8 de febrero de 2023

Papa apuesta por el futuro de América Latina

imagesHHBTWZII

GMx

Ciudad del Vaticano.- En una Basílica de San Pedro que vestía sus mejores galas y completamente llena de flores blancas y de fieles, el Papa Francisco exclamó con voz firme y llena de convencimiento, en la parte sustancial de la homilía de la misa dedicada a la Virgen de Guadalupe, que “América Latina es el continente de la esperanza porque de ella se esperan nuevos modelos de desarrollo que conjuguen tradición cristiana y progreso civil, justicia y equidad con reconciliación, desarrollo científico y tecnológico con sabiduría humana, sufrimiento fecundo con alegría esperanzadora”. En este mismo contexto subrayó que “sólo es posible custodiar esa esperanza con grandes dosis de verdad y amor, fundamentos de toda la realidad, motores revolucionarios de auténtica vida nueva”. Poco antes, evocando la luminosidad que irradia la Guadalupana, dijo: “Nos sentimos movidos a pedir (a la Virgen) que el futuro de América Latina sea forjado por los pobres y los que sufren, por los humildes, por los que tienen hambre y sed de justicia, por los compasivos, por los de corazón limpio, por los que trabajan por la paz, por los perseguidos a causa del nombre de Cristo, porque de ellos es el Reino de los cielos”. Al iniciar su homilía el Papa argentino recordó que “son los pueblos y naciones de nuestra Patria Grande latinoamericana los que hoy conmemoran con gratitud y alegría la festividad de su patrona, nuestra Señora de Guadalupe, cuya devoción se extiende desde Alaska a la Patagonia”. Esta devoción continental hacia Guadalupe y el hecho de que Juan Pablo II la haya elevado al rango de “Emperatriz de América” es el motivo por el cual en esta ocasión Francisco dedicó esta celebración no a México, lugar de origen de la Virgen Guadalupe, sino a todos los países y creyentes de América Latina. Singular fue, asimismo, el hecho de que esta solemne y continental misa haya sido oficiada por primera vez en la historia no sólo por un Papa latinoamericano sino también en la Basílica de San Pedro. La celebración inició con una procesión encabezada por cardenales —entre ellos Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México—, obispos y sacerdotes, todos ellos vestidos rigurosamente de blanco, que precedieron el ingreso de Francisco ,quien a paso lento recorrió la nave central de la basílica vaticana hasta llegar a su altar mayor donde, en uno de los pilares del baldaquino que lo cubre, “ondeaba” una gran imagen de la Virgen mexicana con cuya serena mirada parecía acariciar a los numerosos fieles —en su mayoría latinoamericanos— que se habían dado cita en la catedral símbolo del cristianismo para festejarla en su día. “La misa criolla”, la famosa pieza religiosa argentina, interpretada por un coro y una orquesta, introdujo la celebración en la cual sobresalía, además de los representantes de la iglesia y las muchas comunidades de nuestra región residentes en Roma, la presencia de todo el cuerpo diplomático latinoamericano acreditado ante la Santa Sede. La delegación mexicana estuvo encabezada por el canciller José Antonio Meade quien, por motivos de trabajo, se encontraba en Roma: por la mañana había encontrado a su homólogo italiano, Paolo Gentiloni, así como a algunos empresarios locales y, antes de la misa, también tuvo un coloquio con el secretario de Estado Vaticano, cardenal Pietro Parolin, con quien revisó el estado actual de la relación bilateral, según el comunicado de la Cancillería. Francisco concluyó su sentida y latinoamericana homilía suplicando “a la Santísima Virgen María, en su advocación guadalupana —a la Madre de Dios, a la Reina, a la Señora mía, a mi jovencita, a mi pequeña, como la llamó San Juan Diego— que continúe acompañando, auxiliando y protegiendo a nuestros pueblos”, pero de manera especial a los que “sufren y a los humildes de corazón. Que así sea. ¡Amén!”, dijo el Pontífice. Mensaje en tuit. Más temprano, el papa saludó a la Virgen de Guadalupe, con un mensaje publicado en sus nueve perfiles lingüísticos en la red social Twitter. “Nuestra Señora de Guadalupe, ¡ruega por nosotros!” , fue el tuit difundido en la cuenta @pontifex la mañana del viernes, replicado también en los otros idiomas: inglés, italiano, alemán, francés, portugués, polaco, latín y árabe. El Papa ha condenado en el pasado el capitalismo salvaje y se ha mostrado como un ferviente enemigo de las desigualdades sociales, que aún son notorias en la mayoría de los países de América Latina.   Vía EL UNIVERSAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Feria: Recoger varas

Sr. López Muy en privado, la prima Alicia alegó horas con su mamá, tía Susana, negando que hubiera ido a un motel (cosa gravísima en