26 de septiembre de 2022

“La fecha de los comicios de junio de 2015 no es negociable”

G18121449

GMx

México.- Ante las voces que piden cancelar comicios en algunas zonas del país, como en Guerrero, Oaxaca y Michoacán, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, advierte que ese escenario sólo generaría ausencia de poder y más inconformidad social, pues no habrá instituciones electas que respondan a las demandas.

Derivado de la inconformidad social en el país, acepta que no están en el mejor escenario, pero los comicios de 2015 se realizarán. “La fecha no es negociable”, afirma en entrevista con EL UNIVERSAL.

De continuar las condiciones actuales puede resultar muy complicada la organización de los comicios, para lo cual se deben crear un contexto mínimo de condiciones para su realización, porque nadie gana del hecho de que no haya elecciones, señala.

Dice estar satisfecho del trabajo para cumplir con los mandatos de la reforma electoral, pero advierte que enfrentan “un contexto muy complejo, particularmente enrarecido con los barbáricos eventos de Guerrero, de Iguala, que han generado un contexto de movilización social y una demanda que no se había escuchado nunca en el ámbito moderno de las elecciones en México, que es la pretensión de algunos grupos de suspender el proceso electoral en una parte del país”.

“Satisfecho sí, cansados sí, pero con muchos desafíos por delante, derivados del contexto, creo que el instituto (INE) arranca bien, en un contexto de crisis, muy complicado de credibilidad de todas las instituciones públicas del país”, agrega.

“No podemos hacer más”. Córdova aclara que el INE no puede realizar acciones específicas, garantizar la seguridad o atender demandas sociales, pero insiste en que las elecciones pueden ser un cauce para el descontento social y no agravar la situación.

Acepta que temen a la radicalización de las posiciones en Guerrero, que iniciaron con la toma de las instalaciones del INE, porque la radicalización implicaría no contar con soluciones y continuar los conflictos, escenario poco propicio para un buen desarrollo de las elecciones.

“El INE está imposibilitado para tener algún tipo de acción específica, el INE no puede garantizar la seguridad. El INE no puede atender muchas de las demandas sociales que escapan y que están detrás de una legítima protesta, de la legítima indignación que vemos en la calle. El INE condena los hechos y estamos convencidos que es indispensable una actuación lo más pronta de la justicia y un castigo ejemplar para que los que estuvieron involucrados en los lamentables hechos de Iguala.

“Las elecciones no van a resolver ni los problemas que hay en Guerrero ni los grandes problemas estructurales que enfrenta la sociedad, pero sí pueden ser un cauce para procesar el descontento, la irritación, la ruta y las esperanzas de cambio de la sociedad mexicana. El que no haya elecciones nos va a agravar nuestros problemas”, expresa.

A las voces que piden no realizar comicios en Guerrero, el consejero presidente del INE responde: “Hay que pensar qué va a pasar si se suspenden las elecciones, qué va a pasar cuando se termine el mandato del gobierno local, porque para que pueda haber un gobernador interino, provisional, tiene que haber Congreso, pero si no hay elecciones no hay Congreso”.

Ante la petición del Senado para que el INE analice la situación política y social de Guerrero para las elecciones, señala que aún no se formaliza. Y explica que todo el marco normativo, incluso el de excepcionalidad, presupone la existencia de elecciones, como el artículo 76 constitucional que prevé que el Senado puede desaparecer poderes pero para que haya elecciones.

Ante críticas de omisión, pregunta: “¿Qué podemos ofrecer como organización electoral a los padres de Ayotzinapa, justificadamente lesionados por lo que ocurrido, qué le podemos ofrecer a la CETEG, que es un movimiento social con importante presencia en Guerrero? Creo que INE no es que haya sido omiso, está listo a pesar de esas condiciones para seguir avanzando en el calendario electoral”.

Desde que asumió el cargo el 4 de abril de 2014, el trabajo ha sido intenso porque la reforma electoral acortó a siete meses el proceso electoral, implicó modificaciones a la normatividad interna en 180 días como fue el nuevo Reglamento de Fiscalización y el Reglamento de Radio y Televisión, y asumir 74 facultades.

Además, por primera vez el INE organizó la elección interna de un partido, el del PRD; se designaron 17 órganos públicos locales electorales y en este momento revisa Zacatecas; y el análisis de las firmas de apoyo a cuatro consultas populares.

¿Hay condiciones para hacer elecciones en Guerrero?

—El dilema que tenemos que plantearnos no es si hay o no condiciones, sino reconocer que el contexto actual es sumamente complejo y que es una responsabilidad colectiva de todos los actores sociales, políticos, institucionales, de los órganos de gobierno y de los medios de comunicación, tratar de crear las condiciones, atender la problemática actual, para que haya elecciones, porque el hecho de que no haya elecciones supone un fracaso de la democracia constitucional.

La situación no es sencilla, implica un diálogo permanente con distintos actores, implica sin lugar a dudas la asunción de responsabilidades, de cada uno de los actores que está involucrado y de los que depende la buena llegada a puerto de las elecciones.

¿Considera excesivas las críticas a la actuación del INE como omisión ante el caso de Ayotzinapa y para la liberación de sus consejos?

—El INE tiene que ser muy responsable y respetuoso de todas las expresiones que se están planteando porque no puede convertirse, porque no lo es, en contraparte de ninguna de las expresiones que se están planteando ni tampoco en un interlocutor directo porque la problemática que está generando la irritación pública y social no es responsabilidad de solución del INE.

Entiendo que de todas las pretensiones y planteamientos que se han hecho, el INE no puede ofrecer nada más que un cauce, que son las elecciones para procesar de manera pacífica las inconformidades y expresar la aprobación o rechazo a políticas públicas, a la actuación del gobierno, del desempeño de partidos políticos.

¿No teme la radicalización del movimiento en Guerrero, que empieza con la clausura, luego la quema de instalaciones?

—Tememos la radicalización de las posiciones porque la radicalización implicaría avanzar en una no solución o en la continuación de las situaciones de conflicto, y de ese escenario poco propicio para un buen desarrollo de las elecciones.

Hemos tomado todas las previsiones necesarias, de las nueve juntas distritales tenemos tomadas cinco y la Junta Local, además de algún módulo de credencialización. Y evidentemente eso nos preocupa, nosotros tomamos las medidas pertinentes para resguardar toda la información, toda la documentación que es relevante para la organización del proceso electoral.

¿Podría afectar a otros estados, qué panorama tiene para los comicios de 2015?

—La gran ventaja que tenemos en el INE es que tenemos una estructura descentralizada que se agranda en los procesos electorales y significa el conocimiento muy puntual de las distintas problemáticas en las distintas regiones y distritos del país, que con los ciudadanos en los consejos locales y distritales va enriqueciendo la capacidad de respuesta, frente a problemáticas de cada región, distrito y sección.

Las estrategias que lleven a los consejos a determinar cuáles son las secciones de atención especial de cada uno de los distritos, es lo que permite la capacidad de prevención y de éxito en la organización.

En Guerrero la criminalidad ya era un tema presente hace tres años, evidentemente tenemos ahora un tema de conflictividad social que no teníamos entonces, y esto implicara desplegar estrategias específicas para los distintos secciones y distritos.

En Oaxaca no se permitieron las elecciones extraordinarias este fin de semana.

—En Oaxaca hay una conflictividad que viene de antaño, que llevó a la anulación de la elección de un poblado muy pequeño de tres mil 600 electores, que estaba programada para hacerse el año pasado. Es un buen punto de cómo hacer una elección implica una responsabilidad colectiva, el órgano local electoral y el INE estuvimos listos y desplegamos toda la capacidad operativa para llevar a cabo la elección, pero evidentemente ni el órgano local ni el INE son responsables de resolver un conflicto de tipo político que tiene múltiples dimensiones y múltiples intereses en juego. La recalendarización de la fecha de elección por parte del órgano local se debió al hecho de que las fuerzas políticas y las autoridades locales no crearon las condiciones propicias para que se desarrollara la elección.

El caso de Oaxaca nos debe llevar y alertarnos a la importancia que cuando fallan los partidos, las autoridades responsables de garantizar paz pública, pues las elecciones no pueden llevarse a cabo. Más allá de la problemática específica de San Dionisio del Mar, es un caso que nos debe llevar a reflexionar y actuar con mucha responsabilidad de cara a las elecciones del 7 de junio.

Aquí la fecha no es una fecha negociable, es una fecha marcada por la propia Constitución y, por lo tanto, todos los actores políticos, gobierno federal y locales, partidos políticos, autoridades electorales federal y local, organizaciones de la sociedad civil y medios, tenemos que hacer lo que nos toca en términos de esa responsabilidad colectiva para propiciar las mejores condiciones para que se lleve a cabo la elección, porque si no hay elecciones el 7 de junio, lo que hay es ausencia de poder, y eso no es algo contemplado en nuestro marco constitucional.

“La crisis de partidos afecta”

¿La crisis de los partidos también afectará la credibilidad del INE, ahora que se cuestionan a todas las autoridades?

—Absolutamente sí, por eso en el INE hemos acordado una ronda de reuniones con las presidencias de todos los partidos políticos para transmitir la preocupación del INE y la convocatoria a la responsabilidad colectiva en la que los partidos juegan un papel de primera línea para generar las mejores condiciones para el proceso electoral.

Creo que los partidos no sólo tienen una enorme responsabilidad en la selección y postulación de sus candidatos, sino también en la articulación de propuestas que pongan el énfasis en la discusión de los grandes problemas nacionales.

Lo que nos ha revelado de manera ominosa Iguala es la perniciosa, la explosiva expresión y conjunción de una serie de problemas que se han venido pudriendo a lo largo del tiempo, problemas que tienen que ver con la pobreza, con la ofensiva desigualdad que caracteriza a nuestra sociedad, con la inexistente rendición de cuentas, la impunidad y la corrupción que se deriva de esa impunidad, por no hablar de la criminalidad organizada.

¿Qué hará el INE para atajar la introducción de dinero del crimen organizado?

—Cumplir con la responsabilidad que nos toca, somos un órgano del Estado con responsabilidad compartida.

Vía EL UNIVERSAL

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Feria: Sostener errores

Sr. López A principios del siglo pasado, había un solo médico en Autlán y el abuelo paterno, Víctor, lo odiaba por el chisme de que