28 de enero de 2023

Fallece Ninón Sevilla, figura icónica del cine de rumberas

ninon-sevilla

GMx

México, DF. La actriz cubana Ninón Sevilla, uno de los pilares de Cine de Oro Mexicano, falleció este jueves a los 93 años de edad, víctima de un paro cardiaco, en un hospital capitalino.

Sevilla logró encarnar la sensualidad, en el llamado género de rumberas de la Época de Oro del cine mexicano, entre las décadas de 1940 y 1950; gracias a su estilo desinhibido al hablar y a la combinación de unas piernas de infarto, unas caderas desbocadas, una nariz respingada y una cabellera rubia bien peinada.

Genaro Lozano, hijo de Ninón Sevilla, sostuvo que su madre «deja una gran familia y se va llena de amor y de cariño» y que «ya está con la virgencita de Guadalupe».

«Mi mamá era guadalupana de hueso colorado, ya está con ella», expresó con gran nostalgia, el líder del grupo Trapiche, quien también externó su agradecimiento a familiares, amigos y seguidores que han estado al tanto de la salud de su mamá, quien fue hospitalizada el pasado viernes a causa de neumonía.

La bailarina, actriz y cantante, será velada en una funeraria de la avenida Félix Cuevas, en el sur del Distrito Federal, informó la secretaria de Previsión Social de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), Lourdes Pellegrino.

Ninón, cuyo nombre verdadero era Neé Emelia Pérez Castellanos, consideró convertirse en religiosa, pero descubrió su habilidad para la danza y adoptó su nombre artístico en homenaje a la cortesana francesa, Ninon de Lenclos.

Creció en La Habana vieja y de Cuba, exportó el mambo de la mano de Pérez Prado. También fue encargada de popularizar el chachachá, la conga y el merengue.

Sevilla, era la creadora de sus propias coreografías, a las que además de ritmos frenéticos, les agregaba coquetos guiños a la cámara y movimientos de boca que exudaban su coquetería.

En la década de 1940 llegó a México, contratada por el productor puertorriqueño, Fernando Cortés, para trabajar en el Teatro Lírico de la capital. De ahí pasó al espectáculo de Libertad Lamarque, donde llegó a ser más ovacionada que la célebre actriz argentina.

Posteriormente, fue el productor, Pedro Arturo Calderón, quien tras observarla en presentaciones de teatro, la invitó a trabajar en el cine, debutando en 1946 con «Carita de cielo», en la que compartía créditos con María Elena Marqués y Antonio Badú.

Destacó con películas como: Pecadora (1947), con Emilia Guiú y Señora Tentación (1948), junto a David Silva; en ese mismo año, en la cinta Revancha, Ninón alternó con Agustín Lara, con quien también filmó Coqueta Perdida en 1949.

El director Alberto Gout, ayudó a colocar a la cubana como una de las grandes figuras eróticas del cine mexicano, consagrándola en Aventurera de 1949, considerada la cinta clásica del cine de rumberas.

Más tarde, también en producciones de Gout, Sevilla trabajó al lado de Fernando Soler y Roberto Cañedo; para 1952, se filmó en Brasil, Aventura en Río, película con la que se convirtió en una estrella.

Así mismo, compartió cámara con Pedro Armedáriz en Mulata, rodada en 1954, una de las primeras cintas en incluir elementos de la santería y otras tradiciones de la cultura afrocubana en México.

Años más tarde, Sevilla participó en la producción de Noche de carnaval en 1981, de Mario Hernández, por la cual ganó el Ariel a la mejor actriz. También tuvo una participación especial en la cinta Hoy como ayer de 1987. Su última cinta fueRumbera caliente de 1989.

«Como Marlene Dietrich, trabajaré hasta el final», dijo Sevilla, en una entrevista con el diario español, El Economista, en 2009. «Esta carrera es muy linda, muy noble, mi amor, porque te enseña, porque te tienes que graduar en la universidad de la vida».

 

Vía Notimex

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.