13 de julio de 2024

De México a EEUU: la ciencia del contrabando

FRANCISCO TORRES

GMX/AGENCIA CONACYT

Monterrey, NL.- Para Alberto Barrera Enderle, la ciencia no solo está en los libros ni en los tradicionales métodos científicos. No. Él cree que las mafias, los temas escabrosos y, sobre todo, el contrabando pueden tener una visión desde la ciencia, que ayude a entender sus formas de organización.

El doctor en historia por la Universidad de California y actualmente investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS Noreste), desarrolla investigacionesrelacionadas en su mayoría con la frontera entre México y Estados Unidos.

“Desde que tengo memoria empecé a interesarme por la historia de México, porque me llamaba mucho la atención la historia, como el siglo XIX y el siglo XX. El interés era por ver documentales, ir a museos, entonces creo que eso fue una de las primeras cosas que me engancharon sobre la historia. Conforme fui creciendo, también me fui interesando por problemas sociales”, afirma.

Formado como historiador, Alberto Barrera-Enderle se ha dedicado a comprender la frontera norte.

Sus materias predilectas siempre fueron las ciencias sociales, tales como la historia, el español y la literatura. Por eso desde la primaria y hasta la preparatoria ya tenía claro hacia dónde apuntaba su camino. Y aunque no fue a tan temprana edad, indica cuál fue su libro favorito.

“Mi libro favorito sobre historia, y digamos que el que reafirmó que había elegido bien mi carrera, fue El queso y los gusanos, del italiano Carlo Ginzburg, donde habla de la vida de un molinero a finales del siglo XVI, que fue aprehendido por la Inquisición por sus ideas sobre el universo”, cuenta.

LEJOS DE LOS PERSONAJES, LOS PERIODOS

“La verdad es que no soy mucho de personajes, como que esa visión tradicionalista de la historia no me llama la atención. Prefiero más bien periodos de la historia, como la Edad Media, el final del siglo XVIII, principios del siglo XIX”.

Ante esta preferencia por ver la historia de una forma más analítica y extendida, resulta interesante conocer cuál periodo de la historia es su favorito y, de igual forma, saber en cuál le hubiera gustado vivir.

“Quisiera haber vivido en más de una. Por ejemplo, la Edad Media me encanta, pero no quisiera haberla vivido porque con cualquier resfriado se andaría uno muriendo. Me quedaría con la primera mitad del siglo XX, con los años cuarenta y cincuenta, porque, además de los sucesos políticos y sociales, consideraría los deportivos, culturales y musicales”.

LA HISTORIA COMO CAMINO DE VIDA

“Desde la preparatoria supe que iba a estudiar historia. Tuve la fortuna de conocer la carrera porque un hermano estudió en la misma facultad que yo, pero letras. Pude haber dudado entre si me iba a filosofía, a literatura, pero me quedé en historia”.

Alberto Barrera Enderle batalló principalmente con profesores de preparatoria que no sabían de la existencia de la licenciatura en historia. Le empezaban a cuestionar sobre qué iba a hacer en ese ramo, pero siguió firme en la decisión. Sin embargo, ni él tenía claras las posibilidades laborales por las que podría optar.

“Pensé que seguramente iba a terminar enseñando. Sabía que me quería dedicar a la investigación, pero no sabía bien cómo funcionaba esto. Haciendo el posgrado me di cuenta de que la academia era lo mío, pero de inicio no sabía si iba a terminar trabajando en un museo, si conseguiría o no trabajo”.

Ingresó al Consejo para la Cultura de Nuevo León, donde se hizo cargo de las becas para investigación durante cuatro años, antes de ser aceptado en el doctorado de la Universidad de California en Irvine.

“Fue sin duda mi formación más importante. Tuve profesores y compañeros de altísimo nivel, para lo que tuve apoyo de Conacyt. Fue una experiencia muy grata, pues tuve la oportunidad de trabajar con investigadores muy prestigiados a nivel mundial”.

Fue ahí donde Alberto Barrera Enderle adquirió el interés para investigar la frontera entre Estados Unidos y México, pero principalmente sobre las redes de contrabando que existen en dicho espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *