2 de octubre de 2022

Brasil arresta a Cunha por caso Petrobras

Brasilia. La policía brasileña arrestó este miércoles al ultraconservador ex diputado Eduardo Cunha, cerebro del impeachment que destituyó a la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, que estaba siendo investigado por su vinculación con la corrupción en Petrobras.

Cunha «fue detenido en Brasilia, podemos confirmar», dijo a la AFP un asesor de la policía, sin ofrecer más detalles.

Está acusado de haber recibido sobornos por cinco millones de dólares relacionados con dos contratos para la construcción de dos buques sonda para la petrolera controlada por el Estado.

El político, que pertenece al centroderechista Partido Democrático del Movimiento Brasileño (PMDB), el mismo que el presidente Michel Temer, fue detenido por la Policía Federal (PF) en Brasilia. Su casa en el barrio de Barra da Tijuca, en Río de Janeiro, también fue registrada.

De acuerdo a la estatal Agencia Brasil, la Policía Federal confirmó la prisión preventiva de Cunha e informó que es llevado hacia el hangar de la fuerza policial en Brasilia para embarcar hacia Curitiba, donde están siendo llevadas las investigaciones. Se espera que llegué allí entre las 17 y las 18 hora local (19:00 y 20:00 GMT).

La búsqueda y posterior detención de Cunha fueron autorizadas por el juez federal Sérgio Moro, quien está a cargo de los procesos de la causa por corrupción conocida como Lava Jato, y quien ya anunció también que abrirá juicio contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Cunha es uno de los principales acusados en el Lava Jato, la mayor causa por corrupción en la historia de Brasil, por la que están siendo investigados más de 50 políticos de diversos partidos.

El eje de la investigación se relaciona con el presunto pago de sobornos por parte de terceras empresas para obtener un trato de favor en sus negocios con Petrobras, una de las compañías energéticas más grandes de América Latina.

Cunha está acusado de corrupción, lavado de dinero y evasión de divisas. El ex jefe parlamentario es sospechoso, entre otros, de haber recibido propinas para liberar recursos de la Caixa Económica Federal, el banco federal del país.

En un principio, el proceso de investigación estaba a cargo del Supremo Tribunal Federal (STF), pero desde el 12 de septiembre, cuando el plenario de la Cámara de Diputados aprobó su destitución, su caso descendió a primera instancia, a la Justicia Federal del estado de Paraná.

Durante el proceso que llevó a la destitución de Rousseff, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), Cunha se convirtió en uno de los principales nombres de la política de Brasil y, sin dudas, también de los más controvertidos. De hecho, varios medios de comunicación lo describen como «el político más impopular del país».

Abandonado por la mayoría de los partidos políticos de Brasil, que buscan despegarse de su figura, Cunha forjó su fama también a partir de los múltiples escándalos de corrupción en los que se vio envuelto.

Nacido en Río de Janeiro hace 58 años, Cunha fue denunciado ya tres veces en la causa del Lava Jato e incluso el Ministerio Público de Suiza le abrió un proceso criminal por sospecha de lavado de dinero. Todos sus activos en los bancos de aquel país fueron congelados.

Pero además, al político que dio lugar al inicio del proceso parlamentario que culminó en la destitución de Rousseff se lo relacionó con lucros indebidos en los fondos de pensiones del país, uso de documentos falsos e incluso su nombre estuvo vinculado a la investigación por los «Panama Papers».

Por: La Jornada

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.