26 de septiembre de 2022

Beneficia fundación a personas de bajos recursos

Luis Mario López

San Cristóbal de las Casas.- Carlos Morales Vázquez, coordinador municipal de Tierra Verde en esta ciudad, dio a conocer que al mes de diciembre de este año, se han realizado 25 mil acciones en beneficio de igual número de personas de escasos recursos

“Cerramos este año  superando una meta de 20 mil acciones, ya que a la fecha debemos de  tener un aproximado de 25 mil personas beneficiadas de todas las acciones que hemos hecho en materia de salud, medio ambiente , educación, deporte y cultura y recreación”, dijo.

Agregó que para lograr estos beneficios además se realizaron gestiones ante dependencias de los tres órdenes de gobierno.

 “En materia de salud atendimos muchos problemas odontológicos, nos apoyaron varios especialistas, además de que habían diversos casos que requerían de una cirugía  quienes fueron canalizados para su atención, además de niños que fueron atendidos en el CRIT o con traslados de personas enfermas”, sostuvo.

Sostuvo que los recorridos de la organización han abarcado el diez por ciento de las comunidades que componen San Cristóbal, donde se detectó que los servicios básicos son una de las principales peticiones de sus habitantes.

 “En muchos de los casos les hace falta caminos, pero sobre todo agua potable, que es una de las necesidades mayores en este municipio, que en ocasiones es muy caro  porque se tiene que conectar el agua en lugares muy lejanos”, acotó.

Para concluir, abundó que se cuenta con un padrón de 7 mil personas, quienes han realizado diversas peticiones que se espera cumplir para el próximo año o los subsecuentes.

“Tenemos un diagnóstico que nos va a permitir el trabajo que tenemos que hace en el dos mil quince, hemos aprendido mucho entre dos mil treces y dos mi catorce, porque el servir a la ciudadanía es la mejor obra que se puede hacer”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La Feria: Sostener errores

Sr. López A principios del siglo pasado, había un solo médico en Autlán y el abuelo paterno, Víctor, lo odiaba por el chisme de que