15 de mayo de 2023

Autoridades polemizan por los linchados en Puebla

México.-El linchamiento de dos jóvenes encuestadores en Ajalpan, Puebla, provocó que el alcalde de ese municipio, el priísta Gustavo Lara Torres, polemizara con Jesús Rodríguez Almeida, secretario de Seguridad Pública estatal.
Mientras el primero aseguró que las autoridades del estado llegaron cinco horas después de que se les dio aviso, “cuando los muchachos ya habían muerto”, el funcionario estatal negó que hubiera existido un retraso. “Llegamos cerca de las 20:30, una hora después de ser notificados”, explicó.
Más aún, el ex secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal puntualizó que la llamada de auxilio a la SSP poblana llegó más de hora y media después de los hechos violentos.
Acusó que las autoridades municipales propiciaron la golpiza, pues cometieron varios errores, el principal, detener a los jóvenes y no presentarlos ante el Ministerio Público, sino resguardarlos en la presidencia municipal.
Lara Torres, quien llegó a presidir el municipio bajo las siglas del PRI y el PVEM en 2013, dio su versión en una entrevista radiofónica.
Dijo que el día de los hechos estuvo en contacto con el Secretario de Gobierno del estado. “Me dijeron que el apoyo iba en camino, pero pues nunca llegó, así como pretendimos que llegara”.
Aseguró que de parte del gobierno federal no han tenido ningún apoyo, y el estatal envió “sólo 30 elementos que se encuentran resguardando la presidencia municipal, así como en la integración de la carpeta (de investigación) y ya”.
Reiteró que pese a que los jóvenes se identificaron, fueron asesinados por la turba. “Al lugar llegaron los policías y les pidieron que se identificaran, y así lo hicieron, eran encuestadores, pero la turba insistió en que eran secuestradores pues supuestamente habían sido señalados por una niña de que intentaron llevársela”.
Sin embargo, cuando los agentes llevaron a la menor para que los identificara, ella dijo que esos muchachos no le habían hecho nada, no obstante, los pobladores insistieron en que sí.
Además, el alcalde dio más detalles sobre el saqueo que por al menos cinco horas se registró ese día por parte de los enardecidos pobladores.
“Rompieron todos los vidrios de la presidencia municipal, se robaron todas las computadoras, quemaron oficinas de correo, de Prospera y el Catastro. También se llevaron todas las armas, así como chequeras y recursos de tesorería”, acusó el edil.
Por ello, Lara Torres dio a conocer que puso dos demandas en las carpetas de investigación, una por asesinato y otra por daños al inmueble y saqueo. “Todo ello consta en videos que están en poder de las autoridades”.
El edil comentó que su municipio tiene 50 policías, pero no son suficientes e insistió en que ha solicitado ayuda al gobierno estatal y que le han brindado las facilidades del MP; “pero siento que se están tardando”.
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Instituto Nacional Electoral (INE) expresaron sus condenas por el asesinato de los jóvenes, y demandaron justicia para las víctimas y sus familias.
La CNDH exigió una investigación seria y profesional sobre ese hecho para dar con los responsables y que estos sean castigados conforme a la ley, además de garantizar la reparación integral del daño a la familia.
El fenómeno del linchamiento o “justicia por propia mano”, señaló este miércoles el organismo autónomo en un comunicado, se ha presentado con mucha frecuencia en Puebla, lo que a su parecer evidencia la fragilidad del Estado de Derecho que priva en esa entidad.
En Puebla, la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso estatal pidió sancionar con todo el peso de la ley a los responsables del linchamiento.
Además, exhortó a los distintos niveles de gobierno a salvaguardar a los habitantes de la entidad, así como a la sociedad en su conjunto a respetar la ley y dirimir las controversias por la vía del diálogo y de las instituciones.
Este miércoles, cerca del mediodía, los cuerpos de los dos encuestadores llegaron a Tehuacán, Puebla. En ese lugar, los familiares exigieron a las autoridades justicia para que su muerte no quede impune.
Felipe Copado, hermano de las víctimas, lamentó que nadie haya podido defender a los jóvenes a pesar de que se identificaron e incluso uno de ellos habló con su jefe para que pudieran corroborar que no eran delincuentes.
También demandó a la empresa encuestadora que se pague una indemnización, pues sus hermanos no contaban con seguridad social.
Con apenas 60 mil habitantes, la mayoría dedicados a la agricultura, ganadería y el comercio, Ajalpan es un municipio con raíces indígenas que se encuentra asentado entre el Valle de Tehuacán (Puebla) y la Sierra de Zongolica (Veracruz).
Localidad con alto grado de marginación, Ajalpan, por su rezago, ocupa el lugar 38 de los 217 municipios de la entidad, de acuerdo con datos del Coneval.

En 2013 intentaron golpear hasta la muerte a tres sujetos
Hace poco más de dos años, el 25 de septiembre de 2013, los habitantes de Ajalpan ya habían intentado tomar la justicia en sus manos.
Ese día dos migrantes centroamericanos y un vecino de Tehuacán estuvieron a punto de ser linchados.
De acuerdo con los reportes de ese año, los tres hombres trataron de robarse a cuatro niñas, de entre 10 y 13 años de edad, que se dirigían a sus casas tras salir de la primaria. Cerca de las 14:00 horas los sujetos jalonearon a las pequeñas, quienes comenzaron a gritar.
Vecinos que observaron la acción intervinieron de inmediato y comenzaron a golpear a los presuntos delincuentes.
Otros de los habitantes que estaban en el lugar corrieron a la iglesia a tocar las campanas para alertar al resto de la población. Unos más llamaron a la policía municipal de Ajalpan, que finalmente rescató y trasladó a los separos a los sujetos.
Ya en la cárcel, habitantes intentaron entrar para apoderarse de ellos y concluir el linchamiento, pero los uniformados los sacaron por uno de los accesos del palacio y fueron entregados al ministerio público de Tehuacán; algunos habitantes persiguieron a las patrullas en que fueron trasladados sin poder darles alcance.

por EL UNIVERSAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.